Compartir
11 Reglas para las que aman los tacones

11 Reglas para las que aman los tacones

1. No debes desplazarte en tacones

Si tienes que usar tacones para trabajar, asegúrate de desplazarte en unos zapatos con un buen soporte y mantén unos tacones en la oficina para usarlos siempre que sea necesario.

2. Opta por suelas de goma

Los zapatos con suela de goma tienden a tener una buena tracción. Las suelas de cuero suelen ser muy resbaladizas y pueden provocar caídas muy embarazosas y dolorosas.

3. Realiza ejercicios en tu cubículo de trabajo

Al sentarte en la oficina traza el alfabeto con los pies. Esto te ayudará a estirar los músculos, tendones y ligamentos.

4. Usa plantillas en tus zapatos

Puedes mandarlas hacer a tu medida o comprar una versión genérica en la farmacia. Las plantillas eliminan parte del estrés de tus huesos y contribuyen a la absorción de choque.

5. No deberías usar tacones más de tres horas al día

Los zapatos de tacón NO fueron hechos para caminar. Un truco: el tiempo que pases sentada no cuenta dentro de las tres horas.

6. No deberías usar tacones de más de 5 centímetros

Cuanto más bajo sea el tacón mejor. Los tacones de aguja son los que más daño causan a tus pies.

7. Alterna la altura de los tacones cada día

Si aplicas este consejo lograrás alternar las áreas estresadas y le permitirás a los músculos de la pantorrilla la oportunidad de estirarse.

8. Sumerge tus pies en sales de Epsom

Dos o tres veces por semana sumerge tus pies en sales de Epsom y agua caliente durante 20 minutos. Las sales de Epsom tienen magnesio, que ayuda con los dolores musculares y reduce la inflamación.

9. Estira las pantorrillas

Asegúrate de estirar las pantorrillas en tu rutina de ejercicios o en casa. Cuando te pones tacones, tus pantorrillas están estirándose constantemente para mantener el cuerpo alineado. Estos estiramientos funcionan como un contrapeso.

10. Elige zapatos de cuña o plataforma

Los zapatos de plataforma siempre son una mejor opción que los zapatos de tacón estrecho o de aguja. A la hora de elegir la cuña, opta por los tacones de corcho o rafia en lugar de los de madera.

11. Enfría tus pies con hielo

Al final de un día de tacones, sumerge tus pies en agua con hielo durante 20 minutos.

FUENTE: Discovery home and health

Dejar un Comentario