Compartir
Bronco propone la creación de un fondo para estados que reciben deportados

Bronco propone la creación de un fondo para estados que reciben deportados

La Confederación Nacional de Gobernadores es un “palero” del gobierno federal, calificó el gobernador de Nuevo León Jaime Rodríguez El Bronco, quien se pronunció porque se convierta en “una verdadera organización que debatamos, razonemos y proyectemos la necesidades de cada una de las regiones de México con propuestas de los estados, no solo de la Federación”.

Sostuvo que el flujo migratorio en México se ha modificado al cambiar las condiciones de las entidades expulsoras y receptoras de los migrantes que buscan el sueño americano, por lo que se requiere un modelo de participación fiscal que se adecue a estas modificaciones.

En una reunión realizada en Mexicali los gobernadores de Baja California, Chihuahua, Nuevo León y Tamaulipas señalaron que la región norte del país requiere de un nuevo modelo de coordinación fiscal que atienda las necesidades de todas las zonas geográficas de México, además que advirtieron la necesidad de un fondo para las entidades fronterizas que receptoras de deportados en respuesta a la política migratoria que instrumentará el gobierno de Donald Trump.

Los mandatarios panistas, Francisco Vega de Lamadrid, Javier Corral Jurado, Francisco García Cabeza de Vaca y el Independiente, Jaime Rodríguez Calderón, urgieron a la  Conago que durante sus reuniones discutan las problemáticas migratorias que viven los Estados de la frontera norte y se haga un llamado a la Federación a modificar el esquema de reparto de recursos federales.

En la mesa de trabajo “Análisis de la Situación Migratoria actual en la Frontera Norte”, los gobernadores signaron seis acuerdos: Construir una alianza fronteriza para analizar de manera integral las problemáticas de la región; redificar el modelo de coordinación fiscal; convocar a
través de los lineamientos internos a sus homólogos de la Conago para que discutan estos los temas; llamar a una discusión nacional entre gobernadores para fijar una distribución de recursos que atienda la política migratoria de Donald Trump; Realizar una alianza con organizaciones de la sociedad civil de ambas fronteras para el fortalecimiento de programas y canalización de recursos para migrantes.

Establecieron que para enero de 2017 se realizará en Nuevo Laredo, Tamaulipas, una segunda reunión de mandatarios de estas entidades.

Quienes no asistieron a la primera reunión por “cuestiones de agenda” son los gobernadores priístas de Sonora, Claudia Pavlovich, y de Coahuila, Rubén Moreira, ni tampoco enviaron a ningún representante para participar en la toma de decisiones.

El Bronco dijo que “Nuevo León aporta el 8 por ciento del Producto Interno Bruto y solamente recibe el 1.6 por ciento, lo que genera un superávit para la Federación pero un déficit para la entidad, y advirtió que estas aportaciones  “han afectado mayormente a la infraestructura y han estancado el crecimiento de la industria”.

Javier Corral reconoció que gobierna un Estado en “bancarrota” con la mayor deuda pública de las entidades del país con 48 mil millones de pesos, por lo que el déficit financiero de Chihuahua necesita de un modelo de coordinación fiscal justo, toda vez que no representa un esquema equitativo, en parte por que su creación data del gobierno de José Luis López Portillo.

El político chihuahuense también pidió a la Conago le “eche para adelante” a las puntos de discusión de la mesa de trabajo de gobernadores fronterizos.

“Las entidades federativas del norte del país no tenemos los recursos para enfrentar un proceso de deportación masiva porque si las repatriaciones varían de los 2 millones 680 mil deportados que hubo en los 8 años del gobierno de Barack Obama, nos sacaría de balance”, expresó.

Francisco García aseveró que Tamaulipas y Baja California son los estados que reciben más deportados y migrantes que buscan ingresar de forma legal e ilegal a Estados Unidos pero son las entidades recibieron poco más del 15 por ciento de los 300 millones de pesos del Fondo de Migralidad.

Consideró que la reunión de este día fue histórica porque se consolidará una alianza de la frontera norte que permita tener un dialogo abierto y claro en la Conago.

“Tenemos que disponer esta problemática para amortiguar la decisión que vivimos día a día con los repatriados y debemos tomar en cuenta que existe la posibilidad real y latente del cambio de la política migratoria de Estados Unidos”.

FUENTE: La Jornada

Dejar un Comentario