Compartir
Nacimientos en el caminar de los migrantes

Nacimientos en el caminar de los migrantes

En la península de Baja California o en alguna otra parte del territorio mexicano están naciendo niños con raíces haitianas y africanas.

Mientras sus padres se trasladan hacia Tijuana y Mexicali, donde se están concentrando para solicitar refugio humanitario al gobierno de los Estados Unidos.

23 migrantes embarazadas han sido atendidas por la Secretaría de Salud, entre africanas y haitianas, en los campamentos de Tijuana (14) y Mexicali (nueve),desde el 10 de noviembre, cinco bebés nacieron en territorio nacional y este diciembre podrían nacer otros 10, aunque estos alumbramientos dependerán de las citas con las autoridades estadunidenses de Aduanas y Protección Fronteriza.

Afirman los migrantes que el trayecto por el continente americano, desde Brasil a Baja California, es lo más difícil que han tenido que vivir, debido a las malas condiciones del hábitat, el hambre y las condiciones climatológicas, además de los abultados desembolsos económicos, pues en su camino ya han pagado 5 mil dólares por persona, en promedio.

Esta migración empezó el 28 de marzo de 2016, y a la fecha suman alrededor de 20 mil, entre ellos muchos menores, que desde Tapachula, Chiapas, rentan camiones para trasladarse a esta frontera y así solicitar su estancia legal en Estados Unidos.

Según un censo del Instituto Nacional de Migración (INM) sobre estos migrantes varados en Baja California informan que hasta la última semana de noviembre había 6 mil 446, de los cuales 4 mil 173 se encuentran en albergues y cuartos del centro de Tijuana, y en Mexicali hay mil 668 hombres, mujeres y niños.

El Instituto advirtió que hay personas de 90 nacionalidades, pero la mayoría son haitianos. Se sabe que muchos de estos indocumentados solicitantes de asilo afirman ser del Congo, porque ese país africano comparte el idioma francés con Haití pero no tiene tratado de extradición con Estados Unidos.

La mayoría de los extranjeros varados adquirieron la doble nacionalidad en Brasil, porque trabajaron en la construcción de los complejos deportivos para los Juegos Olímpicos y el Mundial de Futbol. Cuando terminaron las obras comenzaron el viaje hacia el norte.

Se calcula que todos serán atendidos en 51 días por personal de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, siempre y cuando se detenga el flujo de migrantes. El gobierno estadunidense otorga cita diariamente a 125 peticionarios de asilo en las garitas de Baja California y 45 en las de Sonora, para iniciar su trámite de asilo.

El Registro Civil

El 25 de noviembre Henrique Phawhensky Milius fue el primer niño de padres africanos a quien se le otorgó acta de nacimiento en Mexicali, aunque el bebé nació en Tapachula.

Y el 4 de noviembre nació una niña de padres haitianos en el Hospital General de esta ciudad. Pero fue registrada en Tijuana.

El día 10 de noviembre en el Hospital Materno-Infantil de Mexicali nacieron unos mellizos de padres migrantes, fueron de los primeros que nacieron en la entidad, pero su identidad se mantiene en reserva a petición de la familia, que no ha acudido a registrarlos como mexicanos.

Hay otro niño de origen haitiano en el albergue Alfa y Omega en esta capital del estado, adonde llegó con sus padres, al mes de que nació, en Tapachula, Chiapas.

A pesar de los beneficios migratorios que pudieran tener madres e hijos con la nacionalidad mexicana, las familias consideran que su destino es más allá de la frontera. En el caso de Henrique, el registro se produjo a petición de las autoridades migratorias de Estados Unidos, país al que solicitaron asilo humanitario con el propósito de radicar en Miami, Florida, donde tienen familiares.

Según la Secretaría de Gobernación señalan que un 5 por ciento de los peticionarios logran ser trasladados a un centro de detención migratoria, ya que en Estados Unidos les dan prioridad a quienes tienen familia en el país.

El caso de Phalange

Phalange Milius, una mujer de 34 años de edad, empezó su travesía desde África a Brasil hace dos años en compañía de su hermana, para de trasladarse a Estados Unidos.

Estando en Brasil se embarazó y cruzó la frontera mexicana con casi nueve meses de gestación, por lo que su hijo nació en un hospital público del sureste de Chiapas, en septiembre.

El 21 de noviembre, Phalange Milius se entrevistó con personal de Aduanas y Protección Fronteriza en la Garita Internacional de Calexico, California, pero le fue requerida el acta de nacimiento de su hijo de dos meses, por lo que tuvo que regresar a territorio mexicano para realizar el trámite.

Ya con acta en mano acudirá a su próxima cita con las autoridades migratorias para iniciar el papeleo que le permita ingresar a territorio de Estados Unidos.

Alejandro Martínez Araujo, director de la Oficialía 1 del Registro Civil de Mexicali, confirmó que Henrique es el primer bebé registrado del flujo migratorio que se da actualmente en Baja California.

FUENTE: La Jornada

Dejar un Comentario