Compartir
¿Cuánto cuesta realmente un iPhone?

¿Cuánto cuesta realmente un iPhone?

El número de países involucrados en la fabricación del iPhone es increíblemente diverso.

Vamos a ver primeramente dónde se fabrica un iPhone: en todas partes del mundo, debido a la compleja cadena de suministros dentro de cada una de estas empresas, el número de países involucrados en la fabricación e incluso el proceso de ensamblaje de los dispositivos de Apple es increíblemente diverso.

La razón por la que Apple añade las palabras “Made in China” en sus dispositivos es porque la mayoría de los componentes tienden a ser originarios del mencionado país, aunque con frecuencia se fabrican en otros lugares (como Taiwán, por ejemplo). El montaje de los dispositivos se realiza en su mayor parte en China, por lo que podremos seguir viendo las famosas palabras “Made in China” en sus productos, a pesar de que crean sus diseños en California, Estados Unidos.

si observamos de cerca la línea de montaje,  nos preguntamos por qué Apple ha optado por externalizar e incluso montar sus dispositivos fuera de su territorio nacional y elegir a China como su ubicación principal. La respuesta simple es: China permite una mayor flexibilidad e incluso dispone de los recursos naturales para hacer frente a la alta demanda de fabricación.

¿Cuánto cuesta realmente un iPhone?

También debemos mirar el costo de fabricación de sus teléfonos (vamos a citar las cifras en dólares de los Estados Unidos, con el fin de evitar cualquier conversión de fluctuación de divisas).

Según una investigación, el iPhone 6s Plus (el actual teléfono insignia de Apple) le cuesta a la empresa 236 dólares (una vez que se agregan los costos de fabricación), sin embargo, lo vende a tres veces el precio del coste, en concreto alcanza los 749 dólares.

Aún más interesante es que el almacenamiento extra, que se encuentra en el modelo de 64 GB, le cuesta a Apple alrededor de 17 dólares extra, y cobra a sus clientes un plus de 100 dólares por ese espacio de almacenamiento adicional.

FUENTE: El Economista

Dejar un Comentario