Compartir
Editorial “Los inadaptados” por Eloy Garza González

Editorial “Los inadaptados” por Eloy Garza González

Eloy Garza González con su editorial para hoy

Los inadaptados

El gobierno de Jaime Rodríguez es la versión mexicana de la película Los inadaptados (1961) del gran John Huston. Si uno es cinéfilo, recordará esa película más por lo que les pasó a los actores afuera del set, que por lo que interpretaron adentro. A Clark Gable le dio un infarto mortal tras grabar la última escena. Montgomery Clift no volvió a sentar cabeza y se murió de un pasón de drogas y whisky derecho. Y Marilyn Monroe no alcanzó a ver el estreno, porque tuvo la peregrina idea de tomarse de un jalón un frasco entero de barbitúricos, o la mató la CIA por acostarse con John F. Kennedy o vaya uno a saber por qué. (editorial)

El caso es que Los inadaptados anticipa al gabinete del Bronco: vaqueros y rancheros venidos a menos. Tránsfugas del salario quincenal por meterse de políticos cobijeros. Soñadores sin ideales, pedidos en sus fracasos, su derrota existencial y el sinsentido de sus opiniones y sus metas de vida.

Todos rondan a la muchacha guapa (metáfora del presupuesto público), cazan los últimos caballos salvajes (los exiguos recursos federales) y aspiran a ganar el rodeo mayor (o sea, la presidencia), aunque ya no sean capaces de jinetear un toro viejo. Dice un personaje de la película que los rancheros son los últimos hombres que quedan en el mundo, peor ninguno de ellos es persona de fiar. Lo mismo pasa en el gobierna de Nuevo León, sin ser los últimos machos del condado, ni mucho menos. (editorial)

¿Como acaba la película? No diré spoliers, pero la cosa para los rancheros de celuloide no termina bien. Solo adelantaré que al broncudo principal le quitan lo hablador y lo bronco y regresa al calor de su hogar en una camioneta vieja, sin ánimos y sin la mínima ilusión. Historias de Hollywood que no se miran por acá.

@eloygarza

Editorial

Dejar un Comentario