Compartir
Mexicano de 16 años inventa un sujetador para detectar el cáncer de mama

Mexicano de 16 años inventa un sujetador para detectar el cáncer de mama

Hace cuatro años, la madre de Julián Ríos, estudiante originario de Nuevo León, fue diagnosticada por segunda ocasión con cáncer de mama.

Meses antes, un oncólogo en México le había realizado una mastografía y había notado una pequeña mancha en su seno, pero le aseguro que el tumor era benigno. “Mi mamá compró el diagnóstico del doctor, pero seis meses después, cuando se volvió a hacer la mastografía, el tumor ya era del tamaño de una pelota de golf”, relata a Verne en entrevista telefónica el joven de 16 años. “Además, ya había otro un poco más chico y los dos eran cancerígenos”.

En ese momento Ríos se dio cuenta de la poca credibilidad que pueden tener los diagnósticos para detectar el cáncer de mama y se propuso hacer algo al respecto. En 2016 fundó Higia Technologies, una empresa dedicada a crear alternativas tecnológicas para prevenir el cáncer de mama. EVA es el nombre de su primer producto y es un software que detecta tumores en los senos, diagnostica si estos son benignos o malignos e incluso determina en qué fase están.

El estudiante de sexto semestre de preparatoria explica que aunque tenga forma de sujetador, en realidad este dispositivo es un parche, no una prenda que se use diariamente. “Es un parche flexible con cientos de sensores de temperatura”, señala. “Tú tomas el dispositivo y lo pones bajo cualquier tipo de brasier. Después tomas tu smartphone, abres nuestra aplicación y comienzas la exploración”. De acuerdo con Ríos, en 60 o 90 minutos la app despliega un resultado. “EVA te dirá si tienes cáncer de mama. Si tienes un quiste o una clasificación”.

Para saber cómo funciona EVA, se debe entender que un tumor es una masa de células que se reprodujo anormalmente y que para que esa reproducción sucediera, este necesitó de oxígeno y nutrientes. “La única forma en la que se pueden transformar ambos elementos a esas células es a través de la sangre”, apunta Ríos. “Si tengo cáncer de mama o cualquier otro tipo de cáncer, menos la leucemia obviamente, va a haber un flujo de sangre anormal en esa zona. La sangre es el principal flujo de calor, entonces cuando hay cáncer de mama va a haber una temperatura anormal en el seno”.

De acuerdo con Ríos, el tamaño y la profundidad del tumor siempre son distintos y tienen diferentes curvas de conductividad térmica. “Lo que EVA hace es que toma estas curvas, las analiza, las compara en una base de datos gigantesca y te dice: esta curva se asemeja mucho a la de un quiste o una tumoración”, dice. “Si es una tumoración, EVA te dice si se asemeja a una maligna, si es así te dice si está en fase cuatro, tres o dos. Diferentes fases de tumoraciones tienen diferentes flujos de temperatura”.

EVA saldrá a la venta finales de 2017 y tendrá un precio de introducción de 2.000 pesos. Ríos asegura que HigIa Technologies no busca reemplazar a la mastografía. “No recomendamos que las mujeres no se practiquen la mastografía”, comenta. “Sabemos que es el método más accesible para las mujeres. Lo que estamos tratando de hacer es otorgar herramientas de diagnóstico personales a la mujer y profesionalizar el método autoexplicativo”.

FUENTE: verne.elpais.com

Dejar un Comentario