Compartir
Estados y Municipios deben eficientar el cobro del predial: Meade

Estados y Municipios deben eficientar el cobro del predial: Meade

El gobierno federal debe ser más estricto con el cobro que realizan los estados y municipios por concepto del impuesto del predial, pues ahí es donde está el principal “hueco fiscal” de México y donde se tiene un área de oportunidad para obtener ingresos tributarios de cara a una posible reforma fiscal que alista Estados Unidos, dijo José Antonio Meade, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el marco de la 100 asamblea de socios de la American Chamber Mexico (Amcham), el funcionario recordó que en el país se paga el 1.2 por ciento del PIB, por concepto del predial, pero otros países como Estados Unidos e Inglaterra, el porcentaje es de 3.2 y 4.4 por ciento, respectivamente.

“En términos de hacer una evaluación prospectiva hacia el futuro, deberíamos de buscar cómo fortalecer el cobro del impuesto predial por parte de municipios como una fuente de ingresos permanente y relevante. El principal hueco fiscal creo que está en un cobro deficiente o nulo del predial. En México pagamos 1.2 por ciento del PIB de predial, en América Latina 1.7, en la OCDE 2.2, que es lo que cobra Chile. Esto quiere decir que ahí hay una gran área de oportunidad”, dijo.

Hay que recordar que el impuesto del predial es el gravamen que cobran los gobiernos locales sobre una propiedad o posesión inmobiliaria y que es administrado por estas administraciones de estados y municipios.

El pasado lunes, el responsable de las finanzas públicas del país comentó que México no tiene espacio  en su marco tributario para reducir el cobro de impuestos ante una posible reforma fiscal que imponga la administración del presidente Donald Trump, en Estados Unidos.

El gobierno norteamericano ha señalado el propósito de crear un nuevo gravamen llamado el Impuesto de Ajuste Fronterizo (BAT, por sus siglas en inglés), el cual pretende gravar la venta de bienes producidos en Estados Unidos (EU) y las importaciones a dicho país a una tasa fija del 20 por ciento.

Dicho impuesto afectaría la competencia comercial de empresas extranjeras, como las mexicanas, que venden en el país vecino. Si bien esta iniciativa aún no está aprobada, las autoridades mexicanas se encuentran analizando las opciones que tiene la economía nacional para hacerle frente a este nuevo gravamen.

En otro tema, el funcionario se mostró optimista ante la evolución de la economía mexicana pese al entorno de volatilidad macroeconómica, y estimó que a finales del año, se podría registrar un superávit primario mayor al objetivo meta, fijado en 0.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

“Tendremos sin ninguna ambigüedad el superávit que comprometimos, pero es factible ver que tengamos sorpresas agradables y positivas hacia el futuro alrededor del superávit primario”, dijo.

En este sentido, recordó que desde hace casi una década, México ha presentado un déficit primario, es decir que los gastos han superado a los ingresos; y esta sería la primera vez desde el 2008, que se buscará revertir el déficit para regresar a un superávit.

FUENTE: La Crónica

Dejar un Comentario