Compartir
“Creep Catchers”, se hace pasar por menores y exhibe a presuntos pedófilos

“Creep Catchers”, se hace pasar por menores y exhibe a presuntos pedófilos

Los miembros de la organización “Creep Catchers”, que actúa en forma espontánea, exhibe y ridiculiza potenciales abusadores de menores. Cómo opera el controvertido grupo que despierta adhesión ciudadana, pero un profundo rechazo policial.

Eligen actuar por sus propios medios. En forma espontánea, sin ningún aval policial. Pese a que aparenta ser una actividad en la que sería preferible la discreción, pasar inadvertido, se los puede ver por las calles canadienses, en sus centros comerciales y espacios públicos, con una indumentaria que los distingue y el logo de la organización que indica: “Creep Catchers”.

En los últimos meses, los distintos medios de comunicación canadienses le dedicaron un espacio considerable. La organización persigue un fin noble: evitar la pedofilia, pero es el camino que eligen el que despierta polémica. Exponen y ridiculizan a través de las redes sociales y la web a quienes creen que tienen intenciones de abusar de un menor.

El método es controvertido. Son los propios miembros de la organización quienes, desde un comienzo, se hacen pasar por menores a través de distintos chats. Hablan con ellos, les aclaran su minoría de edad y en ocasiones concretan un encuentro.

 

Los Creep Catchers se encargan de filmar todo. Desde el primer contacto hasta la cita. Después publican los videos y escrachan a los potenciales abusadores. Los cazadores asisten en conjunto y los comienzan a interrogar. La gente se acumula alrededor. El final suele ser el mismo: el hombre en cuestión, avergonzado, huye de la situación. Ese es el castigo que reciben.

Las autoridades canadienses no están tan de acuerdo con los “justicieros”. De acuerdo a la mirada policial, más que un favor a la sociedad implican un estorbo. Temen que más allá de ridiculizar a personas particulares, enciendan la alarma de las grandes organizaciones de pedofilia que operan en su país. Que los vuelva más cuidadosos y dificulte su trabajo de investigación.

Algunos culpables, otros inocentes, las vidas de los damnificados se ve afectada. De hecho, el líder de la organización, Ryan Laforge, hoy enfrenta una severa demanda por difamación. Según la demanda, Laforge se comunicó a través de Facebook “falsa y maliciosamente” y luego el video, que superó las 56.000 reproducciones, arruinó la vida del implicado.

Laforge, meses atrás, le había dicho a Vice Canadá que, según su opinión, un adulto que quiere andar en bicicleta con un menor que no conoce era “tan pedófilo” como alguien que le pedía fotos desnudos. “Tengo mayores preocupaciones que perder el sueño con esos detalles menores”, expresó.

FUENTE: Sin Embargo

Dejar un Comentario