Compartir
Otra piedra en el camino del PRD rumbo a la elección en Edomex, el depa de Barrales

Otra piedra en el camino del PRD rumbo a la elección en Edomex, el depa de Barrales

Alejandra Barrales, presidenta nacional del PRD, y el ahora candidato a la gubernatura del Estado de México, Juan Zepeda.

La “omisión” de un departamento de Alejandra Barrales, presidenta del PRD, con valor de casi un millón de dólares en Miami, sólo suma a una serie de conflictos internos que han venido desangrando al partido del Sol Azteca.

Así lo considera la doctora Ivonne Acuña Murillo, académica del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, en la Ciudad de México.

“(Barrales) no es cualquier miembro del PRD al que se acusa de corrupción, sino que es su presidenta, quien ya tiene bastantes problemas para tratar de frenar la salida de militantes y todos los conflictos internos del partido, como para ocuparse de un tema más.”

Para la académica es claro que el hecho afecta al partido rumbo a las elecciones de este 2017 y, por ello, en el proceso de 2018, pues “esta acusación puede restarle aún más votos, en un momento en que ya la intención no pasa de 8%”.

“No sé si sea el último clavo, pero definitivamente el PRD no pinta en el Edomex y prácticamente sólo debe intentar mantener su registro, pues me parece que podría comenzar a perderlo en algunos estados donde la competencia es entre PRI-PAN, PRI-Morena, PAN-Morena o PRI-PAN-Morena”.

Acuña Murillo comentó que si se comprueba fehacientemente que hay irregularidades en la forma como adquirió el departamento, se debería sancionar y, en su caso, el partido debería removerla del cargo.

Para la experta, la raíz de los problemas del PRD son las luchas internas, “el propio partido se ha dedicado, o al menos algunas de sus corrientes, a desgastarse desde adentro. Tendrían que comenzar por rehacer sus pactos internos antes de que no quede nadie con quien negociar; de revisar y recuperar su vocación de izquierda y su postura como partido de oposición, y dejar de ser una oposición cómoda, blanda y acomodaticia”.

FUENTE: Huffington Post

Dejar un Comentario