Compartir
Analizan el veneno de araña para tratar el daño cerebral

Analizan el veneno de araña para tratar el daño cerebral

Al seguir la secuencia del ADN de las toxinas encontradas en el veneno de una de las arañas más mortíferas del mundo, hace poco los investigadores descubrieron una molécula que puede ayudar a prevenir el daño cerebral después de un derrame cerebral.

El estudio, que se realizó en ratas, se suma a un creciente cuerpo de investigación sobre el potencial médico del veneno animal: el veneno de serpiente, por ejemplo, puede ser capaz de ayudarnos a tratar el dolor. El veneno de la tarántula promete ayudar a las personas con el síndrome del intestino irritable SII y dolor crónico. El veneno de la avispa mató las células cancerosas en estudios en placa de Petri, y el veneno del ornitorrinco (platypus)contiene una hormona que regula la glucosa, lo cual ha atraído el interés de los investigadores de la diabetes.

En este caso, el veneno que se estudia pertenece a una araña de tela en embudo proveniente de Darling Downs, que se encuentra en el este de Australia. En su veneno, los investigadores identificaron una molécula llamada Hi1a, que es similar a otras dos moléculas que han demostrado ayudar a proteger las células cerebrales. Eso los llevó a sintetizar la molécula y ver si tenían propiedades similares, y encontraron que podría proporcionar lo que ellos llaman “neuroprotección potente”.

Esto es importante porque, los investigadores señalaron que los derrames cerebrales matan a aproximadamente 6 millones de personas al año; después de los infartos, el derrame cerebral es la segunda causa principal de muerte a nivel mundial. Otros 5 millones de víctimas sobreviven, pero se quedan con una discapacidad permanente. Y el derrame cerebral hace que el cerebro sea vulnerable incluso después del acontecimiento inicial: la falta de oxígeno provoca una severa disminución en el pH cerebral, que conlleva al daño de las neuronas. Ese daño neuronal muchas veces lleva a un declive cognitivo progresivo y a la demencia, lo que significa que muchos pacientes nunca se recuperan completamente.

Hasta la fecha no hay ningún medicamento para mitigar ese daño inicial. La Hi1a podría ayudar a corregir eso ya que cambia la forma en que el cerebro responde a un derrame cerebral. Un derrame cerebral ocurre cuando el flujo de sangre hacia el cerebro se interrumpe, ya sea por un bloqueo o por una ruptura. La sangre lleva el oxígeno al cerebro; sin ella, el nivel de oxígeno disminuye, forzando a que el cerebro entre a un proceso llamado glucólisis anaeróbica. Eso puede mantener el funcionamiento del cerebro a corto plazo, pero produce un ácido (a partir de esa disminución del pH) que puede matar las células cerebrales.

Los científicos ya han sido capaces de medir este efecto al modificar genéticamente a los roedores. Eso es muy bueno para poder entender la ciencia básica, pero obviamente no es aplicable en humanos. Sin embargo, la Hi1a podría ofrecer un enfoque diferente. Al usar ratas, los investigadores han demostrado que bloquea con éxito ciertos canales de iones en las células, las que responden a las condiciones ácidas en el cerebro después de un derrame cerebral. Eso llevó a tener menos daño cerebral; de hecho, al suministrarse después de dos horas del derrame cerebral, redujo el daño un 80 por ciento. Incluso al suministrarse ocho horas después, los estudios mostraron una reducción del 65 por ciento. Un investigador le dijo al Guardian que mientras que a un grupo de ratas las dañó profundamente, para el otro grupo, el tratamiento con Hi1a “casi restauró estas funciones a la normalidad”.

Por supuesto, eso no significa que ya podamos empezar a probarlo en humanos. Se harán pruebas adicionales para ver si funciona en todos los casos, y si es seguro en derrames cerebrales que son causados tanto por rupturas, como por bloqueos. Después de eso, los investigadores quisieran comenzar a hacer pruebas en seres humanos dentro de dos años. Si las pruebas resultan exitosas, la Hi1a podría ser un primer paso en el tratamiento de uno de los aspectos más frustrantes e intratables de un derrame cerebral.

FUENTE: Vice

Dejar un Comentario