Compartir
Banco de México encarece el crédito

Banco de México encarece el crédito

En su reunión de política monetaria, el Banco de México decidió incrementar su tasa de interés de referencia en 0.25 puntos porcentuales, para dejarla en 6.50 por ciento, con lo que suma un aumento de 3.50 puntos porcentuales desde diciembre de 2015, mientras que la Reserva Federal de EU la ha elevado en 0.75 puntos porcentuales.

Economistas de instituciones financieras advierten que Banxico todavía no termina con las alzas de tasas y estiman que por lo menos hará dos incrementos más de un cuarto de punto en lo que resta del año, siguiendo a la Reserva Federal.

El instituto central advirtió que “a pesar de la significativa apreciación de la moneda nacional frente al dólar desde la última decisión de política monetaria, prevalece la incertidumbre en el entorno externo”.

Informó que el aumento de tasa lo hizo para “evitar contagios al proceso de formación de precios en la economía, anclar las expectativas de inflación y reforzar la contribución de la política monetaria al proceso de convergencia de la inflación a su meta.

También tomó en cuenta el incremento de 0.25 puntos porcentuales en la tasa de referencia de la Reserva Federal.

Banxico destacó que el balance de riesgos para crecimiento económico de México mantiene sesgo de baja, pero mejora en el margen, y el de inflación no denota deterioro adicional, al tiempo que enfatizó que su principal reto es evitar efectos de segundo orden sobre la inflación, mediante la procuración de un sólido anclaje de las expectativas de inflación de mediano y largo plazos.

El instituto emisor refirió que la actividad económica global continuó mejorando al inicio de 2017. EU crece a un ritmo moderado, con su mercado laboral fortaleciéndose e inflación convergiendo hacia la meta de la Fed, lo que determinó la referida alza en su tasa de interés referencial.

Por otro lado, refirió que el peso reportó una apreciación considerable, ante las acciones de política monetaria implementadas, las medidas anunciadas por la Comisión de Cambios y una percepción menos pesimista para la relación bilateral México-EU.

Con respecto a las tasas, anunció que en respuesta a una postura monetaria más restrictiva, las de corto plazo subieron y las de largo plazo disminuyeron; de ahí que su diferencial con las tasas de EU se mantuvo prácticamente sin cambio en el primer caso y se redujo en el segundo.

RIESGOS

Advirtió que hacia adelante, la Junta de Gobierno seguirá muy de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas, en especial del traspaso de la depreciación del tipo de cambio y de las cotizaciones de las gasolinas al resto de los precios, así como la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos y la evolución de la brecha del producto.

Presiones en los préstamos

Con el alza a 6.50 por ciento en la tasa de interés del Banco de México y los incrementos subsecuentes que se esperan en los próximos meses, que llevarían la tasa a 7.00 por ciento al cierre de 2017, sí se esperaría una afectación significativa en el crecimiento del crédito y el consumo y por ende en el PIB, afirmó César Castro, economista de Darsi.

Del lado positivo, agregó, las mayores tasas reforzarán el combate a la inflación y permitirán retener a los capitales en México, al mantener un amplio diferencial de tasas entre el país y EU.

De hecho, así funciona el mecanismo de la política monetaria que busca anclar presiones inflacionarias tratando de frenar o disminuir la demanda agregada.

De diciembre de 2015 a la fecha suman 8 alzas en las tasas de interés y con estos niveles pueden ya empezar a verse afectaciones más palpables en variables económicas, puesto que crecería el incentivo para que las personas ahorren en activos financieros como bonos, por mencionar un instrumento, y al ahorrar las personas posponen el consumo y la inversión, lo que frena la demanda agregada.

Así, se prevé que los grandes bancos comiencen poco a poco a reflejar el aumento de tasas en un mayor costo en créditos automotrices o hipotecarios.

Aunque es menos probable que se vean incrementos en los costos de tarjetas de crédito y en los créditos personales o de nómina en donde el diferencial de tasas todavía se mantiene muy amplio.

FUENTE: Dinero en Imagen

Dejar un Comentario