Compartir
Editorial “Algo que vale la pena contar” por Alberto Boardman

Editorial “Algo que vale la pena contar” por Alberto Boardman

Alberto Boardman con su colaboración semanal nos presenta su editorial

Victimismo, enfermedad de moda

La mínima cortesía poco a poco va dejando de existir. Miradas hoscas, actitudes defensivas, incluso agresivas. Personas que desempeñan sus actividades  molestas, sin ganas, en una cadena de actitudes que se percibe por doquier.

¿Fueron el cambio de época, o la cantidad de personas lo que modificó nuestra forma de socializar? ¿Las tendencias tecnológicas o el desatino de los gobiernos? ¿Quizá una mezcla de todo ello?

Recuerdo hace no menos de una generación, acompañar a mi abuelo al centro de la ciudad, y ser testigo del saludo común hecho con afecto de manera natural. No sólo porque todos se conocieran, incluso en aquellos años, el trato hacia un desconocido era mucho más cortés, precisamente debido a la falta de confianza. Por lógica en nuestros tiempos ante una mayor cantidad de personas desconocidas, la cortesía debería abundar y no todo lo contrario.

Curiosamente para el caso de las nuevas tendencias tecnológicas, en estos tiempos la mayoría suele ser mucho más amable tecleando ante una pantalla, que de manera presencial.

Hemos caído en un círculo vicioso llamado “Victimismo”, reconocido como conducta patológica y trastorno social. Culpar a otro de los males que padecemos, resguardarnos en la compasión ajena con una deformación pesimista de la realidad, y sobre todo, incapacidad total de auto crítica.

En resumidas cuentas vivimos el apogeo cultural de la queja y excusa: “Todo me pasa a mí”, “está fuera de mis manos”, “y yo porqué, sí aquel no lo hace”, “yo estoy peor que tú”… son los caballos de guerra de un presente, donde se compite por obtener el primer lugar en un concurso siniestro llamado, víctimas del desatino.

De no cambiar esta percepción, el orden cíclico del fracaso permanecerá asegurado. Todo lo que debe hacerse, es digno de que se haga bien. Y todo, absolutamente todo es cuestión de actitud. Haga la diferencia, pese a lo que suceda a su alrededor, cambie de talante: vacúnese contra el victimismo.

@AlBoardman

Dejar un Comentario