Compartir
Columna: Quinto Sol

Columna: Quinto Sol

 

La  ciudadanía levanta la mano
El sismo de 1985 enseñó a la gente de la Ciudad de México a organizarse para enfrentar cualquier adversidad, así lo han demostrado a través de diferentes procesos donde los ciudadanos han marcado el cambio en la gran urbe, ayer  el lamentable desastre también movió a las personas a dar la cara.

 

Nuevamente las autoridades tal vez no a la misma magnitud que en  1985, pero quedaron superadas por la voluntad y trabajo en equipo de la ciudadanía.

México otra vez se junta para encarar el desastre, en Oaxaca los funcionarios de los gobiernos de Enrique Peña Nieto y del gobernador Alejandro Murat se han dado vuelo pavoneando sus aspiraciones ante un pueblo oaxaqueño en condiciones de mayor vulnerabilidad.

 

En la CDMX las cosas son diferentes, ayer el titular de SEGOB ya probó la reacción de la población, ¡Mucho respeto para la ciudadanía!.

 

Hace 32 años
Mientras la nación consternada esperaba las noticias de lo ocurrido en la Ciudad de México después del sismo el 19 de septiembre de 1985, en el estado de Hidalgo ocurría una revuelta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, la temible FEUH.

 

Ese 19 de septiembre de 1985 una turba de enfurecidos estudiantes de la FEUH incendiaron la presidencia municipal de Tulancingo en el estado de Hidalgo. En el círculo de poder del corporativo estudiantil resaltaban los nombres de Gerardo Sosa Castelán y Agustín Sosa Castelán líderes de los estudiantes que hoy ostentan altos cargos en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), Francisco Olvera, ex gobernador de Hidalgo, y Miguel Ángel Osorio Chong entonces importante líder de la beligerante facción universitaria y hoy titular de SEGOB.

 

Miguel Ángel Osorio Chong a diferencia de hace 32 años cuando fungía como líder porro estudiantil en Hidalgo, hoy camina sobre la zona de desastre en la Ciudad de México, Oaxaca y Chiapas. ¡Cómo han pasado los años!

 

De cualquier forma ¡ayude!
Es momento de asistir a la convocatoria nacional para ayudar en estos momentos a la población de la Ciudad de México, y mantener el soporte a Oaxaca y Chiapas, hay que ayudar en cualquier forma que esté a su mano.

 

Otra forma de ayudar es la prudencia, no sea curioso, sino ayuda no estorbe; guarde silencio, si no tiene certeza de la información no la divulgue no contribuya a la confusión; no sature las redes sociales con cosas irrelevantes; ¡Simplemente ayude!

 

Dejar un Comentario