Compartir
Los hidratos de carbono son peores que las grasas para el corazón, conoce el por qué…

Los hidratos de carbono son peores que las grasas para el corazón, conoce el por qué…

Las personas que siguen una dieta alta en carbohidratos y baja en grasas corren el riesgo de mortalidad prematura, según un informe presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología 2017, celebrado en Barcelona.

Del encuentro participó el médico cardiólogo argentino israelí Alberto Hendler, quien se encuentra en el país invitado por la Fundación Favaloro por el 25 aniversario de la fundación y el 50 aniversario de la primera operación de bypass que el doctor René Favaloro hizo en Cleveland en 1967 mientras lideraba un equipo de cirujanos en los EEUU.

 Los investigadores advierten que quienes consumen más del 70% de su dieta en carbohidratos tienen una mayor tasa de mortalidad

De acuerdo con los resultados de un estudio a gran escala realizado por un equipo científico internacional y en el que se analizaron los hábitos alimenticios de más de 150.000 personas de entre 35 y 70 años de 18 países del mundo, sustituir la ingesta de grasas por una dieta rica de hidratos podría llevar a enfermedades cardíacas.

“Nuestro estudio proporciona por primera vez una visión global de la realidad de las dietas de la población en muchos países, así como da una imagen más clara de la ingesta de grasas y carbohidratos de la gente”, según explicó la encargada del estudio, Mahshid Dehghan, citada por el comunicado de la Sociedad Europea de Cardiología.

Las personas que siguen una dieta alta en carbohidratos tienen riesgo de mortalidad prematura (Shutterstock)

Las personas que siguen una dieta alta en carbohidratos tienen riesgo de mortalidad prematura (Shutterstock)

Según los resultados del estudio, la dieta media de la población mundial está compuesta de un 61% de carbohidratos, 24% de grasas y 15% de proteínas. No obstante, los investigadores advierten que los sujetos que consumen más del 70% de carbohidratos tienen una mayor tasa de mortalidad.

Al mismo tiempo, los científicos explicaron que tomar cierta cantidad de carbohidratos es necesario para satisfacer las demandas de energía del organismo.

En esa línea, y de acuerdo a las nuevas indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir la enfermedad aterosclerótica que provoca enfermedad cardiovascular, Handler apuntó contra los hidratos de carbono como los nuevos responsables de perjodicar la salud del corazón.

“Hoy en día se le da más importancia a los hidratos de carbono que a los lípidos -remarcó en diálogo con Infobae-. El colesterol también es un enemigo del corazón, pero hoy hay mucha evidencia acerca del daño que provocan los hidratos de carbono como responsables de los procesos inflamatorios dentro del corazón y las arterias”.

 Play

Y tras destacar que las nuevas guías de la OMS promueven la realización de 20 minutos de actividad física diaria, el especialista instó a consumir menos hidratos de carbono y “no preocuparse tanto por las grasas”.

Hendler se desempeña además como director de la especialidad de cardiología intervencionista del Hospital Universitario Assaf Harofeh ubicado en Tzrifin, Israel, y dependiente de la Universidad de Tel Aviv donde también es profesor. Y fue en ese marco que, aprovechó su paso por Buenos Aires para participar de un encuentro organizado por la Organización Sionista Argentina en la Universidad Maimónides con estudiantes, médicos y, público en general, interesados en los avances israelíes en el campo de la salud y las ciencias.

“Como representante de la Universidad de Tel Aviv el objetivo es establecer contacto con diferentes casas de estudio de todo el mundo para generar iniciativas en conjunto de innovación en medicina cardiovascular“, adelantó.

Y consultado sobre cuáles son a su parecer los avances más significativos en salud cardiovascular, resumió: “En primer término, la concientización del público en la prevención y por otro lado, el tratamiento del infarto agudo de miocardio, que incluye la realización de un cateterismo durante los primeros 90 minutos y que se traduce en una disminución de la mortalidad, disminución de la insuficiencia cardiaca, una más rápida vuelta de la persona a sus obligaciones y a su familia y en última instancia una reducción de gastos para el sistema de salud”.

FUENTE: infobae.com

Dejar un Comentario