Compartir
Segundo sismo dejará importante impacto económico

Segundo sismo dejará importante impacto económico

El terremoto que azotó a la Ciudad de México, Morelos, Puebla y Estado de México este martes 19, dejará impactos económicos significativos para la economía del país, coincidieron analistas y expertos.

La división de análisis de la calificadora Moody’s dijo el miércoles que si bien aún es pronto para que autoridades mexicanas estimen los daños del potente sismo que azotó el martes a México, las cuentas públicas pueden verse impactadas dependiendo de los daños y del alivio financiero disponible.

El terremoto magnitud 7.1 afectó a los estados de Puebla, Morelos, Ciudad de México y Estado de México, dejando al menos 225 muertos y decenas de estructuras afectadas, algunas de ellas que colapsaron totalmente, según Grupo Bursátil Mexicano (GBM) y Capital Economics.

Ciudad de México, Estado de México y Puebla representan en conjunto más de 25% del PIB total de México, además de ser centros significativos para la actividad económica, según

La economía de Morelos aporta 1.1 del PIB nacional, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

No hay aún una estimación de daños pero la actividad económica en los estados afectados, y particularmente en la Ciudad de México, seguirá interrumpida por algún tiempo, dijo un documento de Moody’s Analytics.

El efecto económico será más fuerte que el que provocó el sismo ocurrido el pasado 7 de septiembre, pues las entidades afectadas ese día, Oaxaca y Chiapas, representan menos del 10% del PIB nacional.

“La Ciudad de México domina el sector servicios del país, y hay actividad manufacturera en Estado de México y Puebla, la interrupción de la actividad a corto plazo podría ser sustancial”, expresó Capital en un análisis.

El efecto en el PIB será “significativo” y se verá en el tercer trimestre de 2017, prevé por su parte GBM Análisis.

En el terremoto del 1985, la economía mexicana tuvo un impacto de 2.1 a 2.4% del PIB ese año, de acuerdo con la Comisión Económica y para América Latina y el Caribe (Cepal).

La calificadora crediticia recordó que en ese año, la economía comenzó a contraerse en el cuarto trimestre y la recesión se extendió hasta 1986, “pero el país ya estaba sufriendo desequilibrios fiscales y de deuda”.

Este tipo de tragedias suele provocar una pérdida en la producción regional a corto plazo, seguida por un ligero crecimiento en la construcción, refirió GBM en un análisis.

En el corto plazo, las ventas minoristas se verá impulsadas a raíz de la compra de agua embotellada, arroz, cobijas y otros suministros que se destinan a las áreas afectadas, consideró GBM.

HAY CONDICIONES FISCALES PARA RECONSTRUCCIÓN

Para la reconstrucción en las entidades afectadas, el gobierno de México está bien posicionado fiscalmente, señaló Capital Economics.

“Existe un amplio espacio fiscal para la ampliación del déficit para financiar obras públicas”, refirió.

Ambas instituciones consideran positivo que el gobierno federal cuente con recursos por bonos catastróficos.

Estos bonos fueron emitidos en agosto pasado por el Banco Mundial, su monto total es 360 millones de dólares (mdd); de los cuales 150 mdd pueden ser utilizados para reparar daños por sismos; además de 100 y 110 que pueden ser para huracanes en las costas del Océano Atlántico y Pacífico, respectivamente, refirió por su parte Santander.

La recuperación por los desastres naturales no generará presión en la finanzas públicas, en vista de recursos como 9,000 millones de pesos (mdp), por el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), refirió Santander en un reporte.

A la fecha el gobierno federal no ha informado sobre cómo se repartirán estos recursos.

 

FUENTE: http://expansion.mx/

Dejar un Comentario