Compartir
¿Dónde se encuentran los exdirectores de Pemex luego de la apertura petrolera?

¿Dónde se encuentran los exdirectores de Pemex luego de la apertura petrolera?

Se suponía que ellos serían los activos más buscados tras la apertura petrolera. Los exdirectores de Pemex se encaminaban a ser un grupo de élite que podría descifrar no solo a la mayor empresa del país, sino además detectar los llamados ‘tesoritos’ que, por burocracia o falta de dinero, la petrolera estatal no había aprovechado.

Sin embargo, a 25 meses de que se abriera el telón con la licitación del primer bloque del Golfo al sector privado, ninguno de los recientes directores de Pemex aparece como protagonista de los nuevos proyectos, ni siquiera en el reparto o tras bambalinas.

Algunos exdirectores de la petrolera apostaron por modelos de negocios que proyectaban una rentabilidad envidiable, siempre y cuando ni Pemex ni México cambiaran mucho.

“¿Qué es lo que un director de Pemex te ofrecía? No te trae conocimiento técnico, te trae relaciones, y eso puede ser más importante a empresas de servicios que a exploradoras y productoras”, afirma John Padilla, director gerente en la consultora IPD Latin America.

Previo a la apertura del sector energético se abrieron ventanas de oportunidad, que combinadas con financiamiento y buenas relaciones con gerentes de la empresa, permitían márgenes de rentabilidad antes de impuestos de más de 50 por ciento para los exdirectivos.

Luis Ramírez Corzo (izquierda) encabezó la petrolera al final del sexenio de Fox. (Cuartoscuro)

Luis Ramírez Corzo. (Cuartoscuro/Archivo)

Uno de los que encabezó esos esfuerzos fue Luis Ramírez Corzo. El director de Pemex en tiempos de Vicente Fox (2004-2006) atrajo inversiones de EU y Singapur para adquirir cinco plataformas autoelevables y rentarlas por 160 mil dólares al día. Los bonos emitidos por la joven empresa de Ramírez Corzo, llamada Oro Negro, salieron al mercado con una prima de más de 1.6 pesos por cada título. Hoy esos bonos están en default, Pemex suspendió el uso de dos de las plataformas de Oro Negro y redujo el pago por otras tres en casi 30 por ciento.

Con acciones así, Pemex demostraba que ya estaba cambiando y si bien aún está lejos de ser una empresa donde reine la eficiencia, sí está dispuesta a dejar de gastar en proyectos que le son menos rentables.

Cuando los precios del petróleo tocaron fondo en 2016, la empresa cambió de director y comenzó un maratón de recortes que aún no termina. La plantilla laboral se redujo en un 15 por ciento. La empresa vendió participaciones y activos. En consecuencia, la producción de la que fuera la cuarta mayor productora de crudo en el mundo cayó a mínimos de 36 años.

Un expiloto de Pemex que sí ha aprovechado el decrecimiento de las ambiciones de su antigua empresa es Carlos Ruiz Sacristán (1994). El valor del mercado de Ienova casi se ha duplicado desde su debut en 2013 y en parte por comprar activos que alguna vez fueron de la emblemática empresa mexicana.

Juan José Suárez Coppel dirigió Pemex entre 2009 y 2012.(Cuartoscuro)

Juan José Suárez Coppel. (Cuartoscuro/Archivo)

A Juan José Suárez Coppel (2009-2012), tras ser relevado, solo le tomó menos de cuatro meses encontrar un empleo en la industria. Se unió al consejo de administración de Jacobs Engineering Group, cuyo objetivo era formar alianzas con Pemex. Sin embargo, hasta el momento lo único que han obtenido es un contrato de rehabilitación en Veracruz.

En tanto, el antecesor de Suárez Coppel, Jesús Reyes Heroles (2006-2009) se ha conformado con una consultoría que pasó de aspirar a ser el brazo latinoamericano para inversiones energéticas del banco de inversión Morgan Stanley a ser solo una consultoría.

Emilio Lozoya encabezó la petrolera al inicio de la administración peñista. (Cuartoscuro)

Emilio Lozoya encabezó la petrolera al inicio de la administración peñista. (Cuartoscuro)

Quien ni siquiera ha tenido oportunidad de entrarle al juego de las sillas es Emilio Lozoya (2012-2016). Él estaba destinado a pilotear la nave en la apertura petrolera, ya sin la red de protección del monopolio. A Lozoya le tocaría amarrar las primeras alianzas para producir petróleo en México, pero solo se quedó con las ganas. Ahora Lozoya batalla por limpiar su nombre y desvincularse de acusaciones de ser destino o conducto de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, que han hecho mucho ruido en la prensa. El ejecutivo ha negado repetidas veces las acusaciones en su contra.

Este escándalo hace recordar el camino recorrido por Rogelio Montemayor (1999-2000), el exdirector Pemex que pisó la cárcel y pasó más de 3 años en tribunales de EU y México defendiéndose de acusaciones de desvíos fondos al PRI, en el escándalo conocido como “Pemexgate”.

Irónicamente, el exejecutivo de Pemex más buscado por el mercado nunca llegó a ser director general. Carlos Morales encabezó la división de exploración y producción de 2004 hasta 2014. A él le correspondió enseñar a cuatro directores generales de Pemex cómo se mide la rentabilidad de cada barril de crudo y, una vez que dejó la empresa, fue el multimillonario Alberto Baillères quien lo reclutó para dirigir la recién creada Petrobal.

Los resultados hasta ahora han sido mixtos para la empresa. Morales y su equipo consiguieron ganar los derechos para la explotación de un área del Golfo de México, pero perdieron la oportunidad de ofertar por la única área de exploración que ha dado resultados significativos hasta el momento.

FUENTE: elfinanciero.com.mx

Dejar un Comentario