Compartir

La salida de empresas de Cataluña se dispara: alcanza récord de 268 en un día

El miedo de las empresas de Cataluña llega a un nivel récord. El pasado jueves llegaron a salir de Cataluña 268 empresas en un solo día, más del doble que en la víspera en lo que constituye el día de más fugas desde el referéndum ilegal del 1 de octubre, según datos oficiales del Colegio de Registradores. Con esta magnitud, el número de empresas que ha decidido abandonar su sede en Cataluña llega a 1.118. A diferencia del sondeo de la patronal Pimec, que menciona 1.300 salidas, en el caso del Colegio de Registradores son cambios oficiales inscritos en el Registro Mercantil.

Hasta ahora el peor día en los registros había sido el lunes 9 de octubre, antes de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, acudiera al Parlament a declarar la independencia y dejarla en suspenso. Aquel día salieron 212 empresas, frente a las 268 registradas el jueves 19, en que se produjo el frustrante intercambio de cartas entre Puigdemont y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Los primeros en salir en los días 5 y 6 de octubre fueron los dos grandes bancos catalanes, Sabadell y CaixaBank
 y siguieron otros grandes grupos como Gas Natural y Abertis, pero la desbandada llega a empresas de todos los tamaños y sectores, según el trabajo de análisis que está realizando el Colegio de Registradores.
El consejo de administración de Cementos Molins ha aprobado el viernes trasladar su domicilio social de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona) a Madrid ante la incertidumbre generada por el proceso independentista de Cataluña. En un comunicado, la compañía ha justificado la medida para salvaguardar los intereses del grupo y mantener la normalidad en su operativa, y ha afirmado que es fruto de la “actual situación política y social que se vive en Cataluña y debido a la inseguridad jurídica que ello provoca”.

Pymes

Además, unas 1.300 pymes han decidido hasta ahora trasladar su sede social fuera de Cataluña, lo que supone un 1% de las empresas catalanas de hasta 250 trabajadores, mientras que otro 2,2% se lo plantea, según una encuesta de Pimec, sobre el impacto del debate político en el tejido empresarial.

La encuesta, realizada entre el 14 y el 18 de octubre, revela que el 79,3% de las empresas no tienen en mente cambiar su domicilio social, un 15,7% señalan que no lo saben y un 1,8% no contesta.
Según el sondeo, el 65% de las pymes catalanas asegura también que el debate político actual no les afecta económicamente, frente a un 34% que asegura que sí que les ha impactado negativamente y a un 1% que afirma que le ha ido bien.
Esta inquietud ha llevado a un 11% a afirmar que ya ha abierto cuentas fuera de Cataluña y a un 13% a decir que lo piensa hacer, mientras que un 23% siente inquietud financiera pero no abrirá cuentas fuera y un 54% no se siente inquieto en absoluto.
En el ámbito de las inversiones, una de cada diez empresas afirma que ha paralizado estas decisiones y un 9% que lo piensa hacer, mientras que algo más de la mitad dice que no le preocupa y un 26% señala que no las parará pese a que sí se siente inquieto.
El presidente de la patronal Pimec, Josep González, ha reclamado diálogo a los políticos para evitar que el debate político dañe aún más la economía catalanay ha sido especialmente crítico con el Gobierno del PP, al que ha reprochado que haya aprobado una norma para facilitar la salida de sedes sociales de empresas y “estimular” así el “desplazamiento” de la economía de Cataluña.
“¿Qué hubiera pasado si De Guindos no hubiera aprobado ese decreto o si se hubiera limitado a empresas de gran tamaño? A menos que haya interés en que se vayan muchas más empresas aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid”, ha subrayado.
González, que ha relativizado la afectación hasta ahora del debate político en la economía, ha denunciado la existencia de “discursos catastrofistas” y ha negado que se pueda considerar que “se han perdido dos generaciones o que Cataluña tardará 5 años en recuperar la actividad perdida”, en referencia a unas declaraciones del presidente de Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà.”Hay que ser más responsables porque, si no, se está generando alarmismo”, ha dicho.
El presidente de Pimec sí se ha mostrado preocupado por el posible incremento de los plazos para cobrar que puede que tengan que soportar las empresas proveedoras de la administración pública catalana debido al control de las finanzas por parte del Gobierno.

Preguntado por si se han producido presiones a empresarios para salir de Cataluña, González ha asegurado que no tiene constancia de que hayan afectado a pequeñas y medianas empresas, aunque ha apuntado que “las presiones pueden ser muy sutiles”, sobre todo para las compañías más emblemáticas y grandes.
La encuesta de Pimec está basada en una muestra de 401 empresas que tienen asalariados hasta un máximo de 250 empleados, representativas de las 130.000 empresas de este tipo que existen en Cataluña y que emplean a 1,1 millón de personas.
Estas empresas desarrollan su actividad básicamente en el sector servicios (65%), el industrial (27%) y la construcción (10%).

FUENTE: amp.elmundo.es

Dejar un Comentario