Compartir

EDITORIAL: Crímenes democráticos

Facundo Cabral decía que lo peligroso de los pendejos es que son mayoría… y pueden poner presidente.

Sócrates decía que igual que un barco, la sociedad no debería dejar el timón al más popular de los marineros, sino al que mejor le sabe a los temas de navegación.

La democracia es carísima, no por el dinero que demanda sostenerla; lo caro es tener que aguantar malos gobiernos…

¿No debiera Jaime Heliodoro de ser retirado de su cargo por el bien de Nuevo León?

¿No debió cortarse el gobierno de Peña cuando aparecieron los escándalos de la casa blanca o los de Orderbrecht?

¿No debió El Peje ser retirado del Gobierno del Distrito Federal cuando se descubrió la monstruosa deuda que implicaba el segundo piso… y los misteriosos contratos para quienes ahora son sus principales apoyadores?

Pero bueno, en México no hay democracia…

Y lo que se le parece, siempre termina por impulsar a lo peor.

En lo personal, y desde Díaz Ordaz a la fecha, solamente rescato un par de Presidentes: Zedillo y Calderón… más allá de filias y fobias, ahí están los resultados con los que entregaron.

Y ahora se nos viene otra elección… Las palabras de Cabral vienen a la mente.

¿Somos un pueblo que sale a votar responsablemente?

En Chile van con toda civilidad por la segunda vuelta en la campaña por la Presidencia, han tenido gobiernos de izquierda y de derecha, y su economía sigue boyante, su paz social es de envidiarse y de no ser por los terremotos, no le estaríamos viendo ni el polvo.

¿Qué diferencia hay?

Bueno, los chilenos leen en promedio 12 libros al año… los chilenos están informados… los chilenos disfrutan y no se enferman de futbol; no van al mundial y no hay tragedia nacional…

En México hay pequeños énclaves que se parecen mucho a Chile, por ejemplo Querétaro… pero es tan pequeño que a veces veo más peligro en que nosotros les contaminemos, antes que ellos nos arrastren.

Y conforme se acercan las campañas, Facundo Cabral y Sócrates no dejan de hablar a mi conciencia.

¡Ay democracia cuantas tragedias en tu nombre!

Dejar un Comentario