Compartir

César Duarte, el gran impune; continúa en el PRI y la PGR no solicita su extradición

Un año y medio después de que se pidiera por primera vez la expulsión de César Duarte Jáquez del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el llamado se vuelve a poner sobre la mesa ante el escándalo del presunto desvío de recursos públicos del erario chihuahuense que, de acuerdo con Alejandro Gutiérrez, ex secretario general adjunto del tricolor, fue triangulado en 2016 por él mismo, por el Gobernador de Chihuahua y por Manlio Fabio Beltrones Rivera, quien entonces fungía como presidente nacional de ese instituto político.

Los millones de pesos federales recibidos por la administración de César Duarte para darle bienestar a los ciudadano de Chiahuahua habrían ido a parar a las campañas electorales del PRI en 2016, de acuerdo con las imputaciones de la Fiscalía General de esa entidad en contra del ex secretario general del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido tricolor.

“Todo aquel servidor de partido que no ha tenido algún acto de corrupción, se le debe de dar el derecho de audiencia, y también la presunción de inocencia. Pero, en el caso de [Cesar] Duarte es un problema que nos afecta como partido. A la credibilidad, a la imagen del partido. Ha sido lo que nos ha llevado a nosotros a tener derrotas en los estados por los abusos de algunos malos funcionarios”, dijo el consejero priista Armando Barajas Ruíz.

 

El 21 de julio de 2016, Barajas Ruiz presentó la solicitud de quitar los derechos partidistas a Duarte Jáquez, y a los ahora ex mandatarios de de Veracruz y de Quintana Roo, Javier Duarte de Ochoa y Roberto Borge Angulo, respectivamente. Un año y medio después, sólo el ex Gobernador de Chihuahua goza por completo de sus derechos partidistas.

“Para mí César Duarte ha tenido un trato preferencial por sobre los demás, porque en el caso de Veracruz y Quintana Roo se les suspendieron sus derechos partidarios y se llevó a cabo la expulsión posteriormente […]. Eso es lo que a mí me hace ver que existen ciertas anomalías dentro de la Comisión Nacional de Justicia Partidaria”, sostuvo Barajas Ruíz, quien es también el líder de la Corriente Solidaridad del PRI.
José Antonio Meade Kuribreña, precandidato del PRI a la Presidencia de la República, se refirió ayer a este escándalo.

“Estaremos pendientes, yo le tengo afecto en lo personal, lo conozco y espero que se aclare todo a satisfacción”, dijo a la prensa sobre Alejandro Gutiérrez Gutiérrez y aseguró que en “su campaña no va a haber absolutamente un peso que no tenga un origen lícito y del cual no se puedan rendir cuentas”.

Foto: Especial

Sin embargo, el trato preferencial a César Duarte no se observa sólo al al interior de su partido. El ex Gobernador de Chihuahua sigue hoy prófugo, mientras que otros ex mandatarios –también del tricolor– no han corrido este año con la misma suerte.

El pasado 10 de abril, el ex Gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington Ruvalcaba, fue detenido en Italia; el 15 de abril, el ex mandatario de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, fue aprehendido en Guatemala; el 5 de junio, Roberto Borge Angulo, ex Gobernador de Quintana Roo, fue capturado en Panamá, y el pasado 6 de octubre el ex Gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores, pisaba la cárcel en Ciudad Victoria.

El analista político Enrique Toussaint Orendain explicó que dentro del PRI se suele ver a los casos de corrupción como particulares, cuando en realidad se trata de un sistema más complejo.

“Los casos de corrupción dentro del PRI no son frutas podridas que se salen del huacal ni tampoco errores individuales. Adentro del PRI existe toda un sistema orquestado de saqueos, de uso de los cargos públicos para enriquecer el partido. Por eso hay que ver el problema del PRI como un sistema. Lo hemos visto con otras operaciones fraudulentas, como son los casos de Monex, Soriana y Odebrecht”, expuso el politólogo.

 

RÉCORD EN ÓRDENES DE APREHENSIÓN

El 12 de septiembre pasado, el actual Gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, presentó 10 acusaciones penales en contra de César Duarte Jáquez, y la solicitud de detención con fines de extradición. Con 70 tomos, el mandatario del Partido Acción Nacional (PAN) buscó cumplir con su promesa de campaña de someter a la justicia al ex funcionario nacido en Hidalgo de Parral.

“Tenemos 10 órdenes de aprehensión, todas y cada una de ellas son por delito de peculado agravado. Las 10 suman un total de mil 200 millones de pesos. Es una desviación de recursos del Gobierno del estado, en el cual este personaje está implicado”, detalló el vocero de la Fiscalía de Chihuahua Carlos Huerta Muñoz, en entrevista con SinEmbargo.

El onceavo requerimiento fue presentado por el ahora ex Fiscal de Delitos Electorales (Fepade) –que depende de la Procuraduría General de la República (PGR)–, Santiago Nieto Castillo. En esa orden se le imputa el presunto desvío de 14 millones de pesos del presupuesto de Chihuahua.

No obstante, y pese a la emisión de una ficha roja en la Interpol, la PGR no ha pedido a las autoridades de Estados Unidos la detención de Duarte Jáquez ni tampoco, a través de la Cancillería, se ha solicitado su extradición.

En marzo pasado, diversos usuarios de redes sociales reportaron con fotografías que Duarte estaba ubicado en El Paso, Texas; es decir, apenas a unos cuantos kilómetros de la frontera con Ciudad Juárez, Chihuahua.

FUENTE: vanguardia.com.mx

Dejar un Comentario