Compartir

¡Cómo vuela el tiempo! 20 discos veinteañeros para nostálgicos

Hay álbumes que escuchamos sin reparar cuándo fueron lanzados. ¿Cuántos de ellos cumplen dos décadas de vida en 2018?

Hace 20 años nos dijeron que sólo nos quedaban dos vueltas al sol para pasarla bien antes de que llegara el fin del mundo. Quizás por ello las producciones musicales de esta época son tan variadas que prácticamente no hubo sectores que no quedaran satisfechos.

Mientras que la Generación X era una “promesa” vuelta realidad, los millennials más viejos apenas se estaban graduando de la secundaria. Sin embargo, si siempre ha existido un elemento unificador, incluso en asuntos de brechas generacionales, es la música.

Algunos álbumes lanzados durante 1998 tuvieron un éxito inmediato, no obstante, hubo otros que no fueron tan bien recibidos, pero el tiempo los reivindicó. De lo que no queda duda es que los 20 discos que estamos por mostrarte adquirieron estatus de culto y tienen un lugar especial en los corazones de todos aquellos que, en su tiempo, los escucharon por primera vez.

Smashing Pumpkins – Adore

“Ava Adore”

Considerado como el disco más oscuro de la banda de Chicago, Adore tenía la difícil misión de superar a Mellon Collie and the Infinite Sadness. No obstante, pese a las notables diferencias, Corgan y compañía lograron un disco redondo, placentero y alejado de las reminiscencias grunge que habían sido habituales en sus inicios.

The Offspring – Americana

“Pretty fly (for a white guy)”

El brinco del underground al pop lo dio la banda californiana con esta producción y gran parte de su éxito se cimentó en su primer sencillo. “Pretty fly (for a white guy)” sonó hasta el hartazgo en estaciones de radio, fiestas juveniles y en los lugares menos esperados. Para desgracia de la banda, el tema los encasilló en un estilo del que sólo el revival los ha podido sacar últimamente.

Lenny Kravitz – 5

“If You Can’t Say No”

El quinto álbum de estudio de Lenny Kravitz fue el encargado de catapultarlo al estrellato de manera contundente. Atrás habían quedado sus coqueteos hippies y, por medio de letras personales y dramáticas, logró cautivar a sus fans y escuchas ocasionales que vieron en el cantante la mezcla perfecta de pop y actitud rockera.

Massive Attack – Mezzanine

“Risingsong”

Los graduados favoritos de The Wild Bunch lanzaron su tercera entrega hace 20 años con la que terminaron por definir el sonido Bristol en toda su extensión: letras introspectivas, beats lentos y  voces que van de la rima franca al dancehall jamaiquino, se encargaron de conformar un manual de cómo elaborar un buen disco de trip hop de principio a fin.

Air – Moon Safari

“Kelly Watch The Stars”

El debut del dúo francés de música electrónica fue uno de los mejor recibidos durante la segunda mitad de la última década del siglo. Las referencias retro, acompañadas de suaves sonidos, producto de sintetizadores y samplers, dieron un respiro ante el frenético sonido proveniente de los raves de esa época.

Madonna – Ray of Light

“Frozen”

La Reina del Pop llegaba a siete entregas y tras una ausencia de varios años sus fans se encontraban ansiosos por comprobar lo nuevo que Madonna traía para el mundo. Como suele ser habitual en ella, la producción no desmereció las expectativas y se convirtió en una de las más exitosas de año, además de dejar algunos hits para el recuerdo.

Pearl Jam – Yield

“Do the Evolution”

Yield se encargó de romper con todo aquello que el público decía saber de la banda de Seattle. En el 98 el grunge ya era cosa del pasado y había que buscar nuevas opciones y sonidos. Así, a pesar de que el arranque explosivo del álbum sugiriera lo contrario, Vedder y compañía dieron un giro orientado más hacia el folk y la experimentación en términos generales. El resultado es este y aunque fue incomprendido en su momento, ahora es uno de sus álbumes más celebrados.

Placebo – Without You I’m Nothing

“Pure Morning”

La segunda entrega de Brian Molko  Stefan Olsdal y Steve Hewitt fue una de las más sorprendentes. No obstante, sus letras y sonido fueron hechas de lado por un impactante video que, hasta la fecha, sigue siendo catalogado como uno de los mejores de dicha década. A pesar de todo este disco es uno de los imprescindibles en la historia del rock de del siglo pasado.

Pulp – This is Hardcore

“Help the Aged”

Después de cuatro años fuera del estudio, Jarvis Cocker y compañía estaban de regreso en 1998 . El estatus y prestigio del quinteto inglés se afianzó y después de ser una banda underground y/o regional, comenzaron a ser vistos como referente de todo un sonido y época. Sencillos como el que le da nombre al disco o “Help the aged” lo confirman.

Oasis – The Masterplan

“Aquiesce”

La banda emblemática del brit pop gozaba de tal fama a finales de los 90 que se dio el lujo de lanzar un álbum con lados B. Sin embargo, lejos de ser un compilatorio autocomplaciente, el disco entero reunió temas entrañables entre los que destaca un cover a The Beatles (¿quién más?) y un melancólico cierre que da nombre a esta placa.

No Doubt – Return of Saturn

“X-Girlfriend”

Gwen Stefani y compañía se presentaban como treintañeros con este álbum, con la intención de dejar en el pasado el Tragic Kingdom que los lanzara a la fama mundial. Su intención queda demostrada en las letras que hablan de rupturas, relaciones viciadas y nuevos comienzos, sin abandonar su sonido característico que, de nueva cuenta, no defraudó.

System of a Down – System of a Down

“Sugar”

Los músicos de ascendencia armenia irrumpieron en la escena musical de finales del siglo pasado con una fórmula explosiva: new metal, fuerte postura política y una voz con dejos de Medio Oriente que no tardaría en incomodar a los estadounidenses más conservadores. Se trató del debut soñado para una época en la que los géneros más pesados del rock comenzaban a mostrar un evidente desgaste.

Marilyn Manson – Mechanical Animals

“The Dope Show”

La banda más odiada por los padres de adolescentes durante la década de los 90 dejó en su tercer disco los coqueteos satánicos para enfocarse en referencias a las drogas y al glam rock. Por supuesto, lo anterior no contribuyó para que la imagen pública de Manson mejorara, pero le sirvió para reafirmarse como icono, más allá de su propuesta musical.

Lauryn Hill – The Miseducation of Lauryn Hill

“Doo Wop (That Thing)”

El único disco solista de la ex integrante de The Fugees no fue poca cosa: 19 millones de ejemplares cinco premios Grammy dejaron a este álbum como una de las joyas insuperables del R&B y el hip hop. Así mismo, también quedó como testimonio de una fugaz carrera plagada de obstáculos, impuestos por una despiadada industria discográfica.

Everlast – Whitey Ford Sings The Blues

“What It’s Like”

Seis años después de “Jump Around” y con un ataque al corazón a cuestas, Eric Schrody se alejó de los one hit wonders para presentar un disco íntimo que curiosamente mezclaba géneros aparentemente opuestos: country/folk y hip hop. La mezcla, contrario a lo que algunos pudieran pensar, resultó no solo grata y sus sencillos fueron aclamados por el público.

Unkle – Psyence Fiction

“Rabbit In Your Headlights”

Quizás la asociación musical más poderosa de la última mitad del siglo XX no tuvo los reflectores suficientes, pero dejó un legado inigualable. James Lavelle y DJ Shadow unieron fuerzas para hacer un álbum que a primera oída se antojaba difícil. No obstante, trascendió de los circuitos underground y ahora es indispensable dentro de la colección de cualquier melómano.

The Cardigans – Gran Turismo

“My Favourite Game”

Alejados de sus melosos éxitos anteriores, el quinteto sueco decidió hacer un cambio en su sonido sin perder la esencia pop que los caracterizaba. Lo anterior, aunado a un primer sencillo efectivo y un video impactante, atrajo la atención de todo mundo.

Portishead – Roseland NYC Live

“Over”

Sumidos en un hiato creativo tras dos enormes éxitos, los de Bristol trasladaron la melancólica atmósfera a un álbum en vivo. Mientras muchos dudaban todavía de las posibilidades de ejecución de Beth Gibbons, Geoff Barrow y compañía, esta muestra sirvió para callar bocas y colocarlos en un nicho difícil de alcanzar.

Elliott smith – XO

“Waltz #2”

El cuarto álbum del último de los cantautores malditos del siglo pasado apareció en 1998 sin demasiados reflectores. Aunque la muerte se encargó de restituir las alabanzas de las que Smith careció en vida, XO es un bello ejemplo de lo que un hombre y su guitarra pueden conseguir.

Plastilina Mosh – Aquamosh

“Mr. P-Mosh”

Un año atrás la avanzada regia sorprendió al público nacional, pero la llegada de Rosso y Jonás a la escena hizo que los ojos de la crítica internacional volteara a ver el norte de México. Una descarada imagen retro, vedettes resucitadas y una actitud entre ñoña y desenfadada los convirtieron en referencia obligada fuera de nuestras fronteras al momento de hablar de música.

FUENTE: vanguardia.com.mx

Dejar un Comentario