Compartir

Ya hay detalles acerca de la casa del terror: “Sólo salían de noche, como vampiros”

La usual tranquilidad de Perris, una localidad de casas de familia ubicada en los suburbios de Los Ángeles, se vio alterada en las últimas horas por una noticia tan macabra como inesperada: los Turpins, una pareja de 57 y 49 años, mantenían encadenados y hambrientos a sus 13 hijos dentro de su vivienda.

Mirá también

La casa del terror: hallan a 12 hermanos encadenados y hambrientos en California

Si bien los vecinos de la familia se mostraron sorprendidos por el hallazgo, muchos revelaron escalofriantes detalles sobre el estilo de vida de los padres y la forma en que educaban a los chicos.

Se conocieron detalles sobre la casa del terror: "Sólo salían de noche, eran como vampiros, muy pálidos"

Louise y David Turpin están acusados de tortura. (AP)

Kimberly Milligan, quien vive justo enfrente de “la casa del terror”, dijo que cuando se mudó al lugar solía ver a la mujer afuera de la casa con una nena, pero que con el tiempo dejó de ver a la menor. Andria Valdez, otra vecina, explicó que había visto a los chicos alguna vez, pero que “sólo salían de noche”. “Eran como vampiros, muy pálidos“, agregó, según Los Ángeles Times.

Los hábitos de la familia no sólo eran nocturnos, sino extraños. Wendy Martinez, otra mujer del barrio, recordó haber visto en octubre pasado a cuatro de los chicos en el frente de la casa, pálidos y “demacrados”. “Estaban de rodillas, dando vueltas sobre el pasto. La mamá estaba parada en la entrada, como custodiándolos. La saludé y ninguno de ellos se dio vuelta ni a mirar, como si les hubieran ordenado que no hablaran con nadie”, explicó Martinez. Otros vecinos aseguraron haber visto a los chicos revisando tachos de basura en busca de comida.

Se conocieron detalles sobre la casa del terror: "Sólo salían de noche, eran como vampiros, muy pálidos"

El frente de la vivienda, en las afueras de Los Angeles. (DPA)

“Todo lo relacionado a esa familia era extraño. Me solía preguntar por qué, si había tantos nenes en la casa, nunca se los veía salir a jugar. Uno se daba cuenta de que algo mal andaba, pero nunca algo tan grave”, siguió Martinez.

Los que también brindaron información sobre la familia fueron James y Betty Turpin, los padres de David Turpin, el jefe de hogar, quienes dijeron estar “shockeados” por la noticia. Los abuelos, que viven en el estado de West Virginia, explicaron no habían visitado a su hijo en cinco años, aunque sí habían hablado por teléfono con él y su mujer. Nunca con los chicos.

 

Los abuelos revelaron además que los menores no iban a la escuela, sino que recibían educación en su casa por parte de su madre, y que la familia era “muy religiosa”. De hecho, los padres obligaban a los chicos a aprender largos pasajes de la Biblia y que incluso los incitaban a memorizar todo el texto religioso.

Doce chicos, de un total de trece, fueron liberados el domingo por las autoridades tras un llamado al 911. La Policía, que dio a conocer la noticia el lunes, encontró a los hijos de la pareja –nenes y jóvenes, algunos de ellos encadenados a las camas— cuando una de las hermanas, una adolescente de 17 años, logró escapar y dio aviso al número de emergencias con un teléfono que encontró en la casa, ubicada en la ciudad de Perris, a unos 115 kilómetros al sureste de Los Ángeles, California.

El Departamento del Alguacil del condado de Riverside indicó que los esposos David y Louise Turpin, de 57 y 49 años, respectivamente, padres de las trece víctimas, fueron detenidos y acusados de nueve cargos de tortura y de diez cargos de poner en peligro a los menores, con una fianza que el juez fijó en nueve millones de dólares por cada uno.

 

La Policía describió la escena dentro de la casa señalando que había “varios niños encadenados a sus camas con candados en un entorno oscuro y maloliente, pero los padres no pudieron proporcionar de inmediato una razón lógica por la que sus hijos fueron retenidos”.

Se conocieron detalles sobre la casa del terror: "Sólo salían de noche, eran como vampiros, muy pálidos"

La boda de David y Louise Turpin, sospechados de mantener en cautiverio a sus 13 hijos. (Facebook)

“Los agentes localizaron lo que creían que eran doce niños dentro de la casa, pero se sorprendieron al descubrir que siete de ellos eran en realidad adultos, con edades comprendidas entre los 18 y los 29 años. Las víctimas parecían estar desnutridas y muy sucias”, agregó la fuente.

El canal de televisión local KTLA informó que David Turpin es director de una escuela privada en Perris, algo que confirmó el sitio web de la institución, inaugurada en 2011. Además, en una página de Facebook hay un perfil con el nombre de David-Louise Turpin, donde se puede ver a la pareja durante una ceremonia que parece ser una boda.

Las nenas, de pelo largo y castaño, llevan el mismo vestido púrpura con estampado escocés, excepto una bebé vestida de fucsia. Los nenes, en tanto, usan el mismo peinado taza que David Turpin.

FUENTE: clarin.com

Dejar un Comentario