Compartir

El presidente que solicitó ser dividido y repartido en México al fallecer

Este presidente mexicano amaba tanto el país que pidió al morir ser dividido y enterrado en los lugares que marcaron su vida. ¡Conoce su historia!

Miguel Barragán fue presidente de México, sin embargo, muy pocos recuerdan su labor, la cual duró solo de 1835 a 1836, sin embargo su amor por México fue tan grande que pidió que al momento de morir su cuerpo fuera desmembrado para ser enterrado en los distintos lugares que fueron significativos para él.

Miguel Barragán llegó a la presidencia gracias a la licencia que pidió Antonio López de Santa Anna para dejar su cargo. Al llegar al poder Barragan muy pronto se ganó el cariño de los mexicanos ya que se cuenta que fue visto en repetidas ocasiones dando dinero de su propio bolsillo a viudas, enfermos o inválidos y haciendo caridad.

Antes de llegar a la presidencia, Miguel Barragán fue gobernador del Estado de Veracruz, cuyo régimen duró entre 1824 y 1828. Además de que fue militar y formó parte del Ejército Trigarante.

Poco se sabe sobre su mandato pero quizá la hazaña más recordada de este presidente fue el haber tomado las primeras medidas en contra de la rebelión de los texanos que buscaban su independencia.

La estadía en la presidencia de Barragán fue poca ya que, en marzo de 1836, mientras se encontraba atendiendo asuntos de la guerra de Texas enfermó de tifus y murió a los pocos días.

Mientras agonizaba, Barragán como última voluntad pidió que su cuerpo fuera dividido y llevado a los lugares que habían formado parte importante de su vida y habían escrito parte de su historia.

Fue así que su cadáver fue distribuido en varios lugares de la República. Una parte quedó sepultada en la Catedral de la Ciudad de México, mientras que los ojos fueron enterrados en el Valle del Maíz, San Luis Potosí donde nació; el corazón en Guadalajara, donde había sido comandante general; las entrañas en la colegiata de Guadalupe y en la capilla del señor de Santa Teresa, en testimonio de su devoción a estas imágenes y finalmente la lengua en San Juan de Ulúa, en recuerdo de haber tomado posesión de la fortaleza al rendirse los españoles en 1825

Barragán fue el primer presidente que murió en el cargo e incluso durante sus funerales tenía el trato de presidente.

FUENTE: mexicodesconocido.com.mx

Dejar un Comentario