Compartir

Un día como hoy, pero de 1473, nace Nicolás Copérnico, “estrella” de la astronomía

Nicolás Copérnico (1473-1543) nació el 19 de febrero en Torun, en lo que hoy es Polonia, provenía de una familia adinerada que se dedicaba al comercio; quedó huérfano a la edad de 10 años, y su tío materno, canónigo de la catedral de Frauenburg y luego obispo de Warmia, se hizo cargo de él, según la biografía del astrónomo publicada en el portal biografiasyvidas.com.

En 1491, ingresó a la Universidad de Cracovia, pero se trasladó a Italia con el objetivo de terminar su educación en Bolonia, ahí cursó derecho canónico y además, recibió la influencia del humanismo italiano.

El estudio de los clásicos, revivido por el humanismo italiano, fue decisivo para la posterior creación de su obra astronómica.

Según este portal, no existen registros que demuestren que él se sintiera atraído por la astronomía, incluso tras estudiar medicina en Padua, Italia, Nicolás Copérnico se doctoró en derecho canónico por la Universidad de Ferrara en 1503.

Ese mismo año regresó a su país, donde se incorporó a la corte episcopal en el castillo de Lidzbark, donde fungió como consejero de confianza.

Más tarde y tras el fallecimiento del obispo, estableció su residencia en Frauenburg, ahí surgió un interés por la teoría económica, ocupándose en particular de la reforma monetaria, tema sobre el que publicó un tratado en 1528.

Practicó la medicina y cultivó sus intereses humanistas, y en 1507 elaboró su primera muestra de un sistema astronómico heliocéntrico, el cual se opuso al tradicional sistema ptolemaico.

Copérnico empezó a ser considerado como un astrónomo notable; sus investigaciones se basaron principalmente en el estudio de los textos y de los datos establecidos por sus predecesores, ya que apenas superan el medio centenar las observaciones de que se tiene constancia que realizó a lo largo de su vida.

De acuerdo con información difundida por el portal astromia.com, estimulado por algunos amigos Copérnico público en 1536 un resumen en manuscrito, en el que establece su teoría en seis axiomas, reservando la parte matemática para el trabajo principal que se publicaría bajo el título Sobre las revoluciones de las esferas celestes.

En esta teoría Copérnico planteaba que las esferas que giraban alrededor de la Tierra, podían hacerlo alrededor de su propio eje una vez al día. Idea que no era demasiado original porque se les había ocurrido antes a otros.

Sin embargo, la verdadera aportación de Copérnico fue la de proponer que la Tierra no era el centro del mundo, sino que la Tierra y todos los demás planetas se movían describiendo círculos alrededor del Sol.

A partir de aquí la teoría heliocéntrica comenzó a expandirse y rápidamente surgieron también sus opositores, siendo los primeros los teólogos protestantes alegando causas bíblicas.

En 1616, la iglesia Católica colocó el trabajo de Copérnico en su lista de libros prohibidos. Falleció el 24 de mayo de 1543.

La obra de Copérnico ha servido de base para que otros personajes como Galileo Galilei y Johannes Kepler construyeran los cimientos de la astronomía moderna.

FUENTE: elsiglodedurango.com.mx

Dejar un Comentario