Compartir
EU junta  datos biométricos de migrantes… desde México

EU junta datos biométricos de migrantes… desde México

Exfuncionarios que trabajaron en la administración de Barack Obama destacan el trabajo de México para evitar que grupos delictivos crucen la frontera. “Es nuestro aliado. México es nuestro amigo.Lo último que deberíamos hacer es criticarlos”, señala Gil Kerlikowske

Estados Unidos está expandiendo un programa para capturar datos biométricos de miles de centroamericanos y otros inmigrantes arrestados en México. 

De acuerdo a un artículo de The Washington Post, obtienen acceso a datos de cárceles mexicanas de inmigración con el fin de identificar a criminales, pandilleros y posibles terroristas antes de que lleguen la frontera.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional han instalado decenas de terminales de detección para recoger huellas dactilares, escaneos oculares y otras características identificativas.

También han identificado tatuajes y cicatrices de los aprehendidos.

Esta información recopilada se remite inmediatamente al Departamento de Seguridad Nacional y a otras bases de datos policiales y de inteligencia estadounidense. Con los datos que son proporcionados, funcionarios de EU pueden estar alertan de posibles extremistas.

“Estos son programas bilaterales que desarrollan la capacidad mexicana de una manera que beneficia nuestra seguridad”, dijo un funcionario de la Oficina de Narcóticos Internacionales y Aplicación de la Ley del Departamento de Estado a The Washington Post. 

Ese departamento ha presupuestado $ 75 millones para instalar el equipo de escaneo en las cárceles de inmigración en México y se entreguen terminales móviles que puedan recopilar y transmitir datos biométricos desde casi cualquier lugar.

William Brownfield, quien fue jefe de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley, dijo que el programa biométrico había estado en desarrollo desde 2012 y que los dos países acordaron implementarlo en una reunión bilateral de seguridad en 2014.

El artículo destaca la participación de México para frenar el flujo migratorio y la cooperación de las autoridades para detectar a grupos delictivos que buscan cruzar la frontera para llegar a Estados Unidos. 

Autoridades clave en materia de seguridad aseguran que México hizo más difícil que centroamericanos pasaran libremente a los Estados Unidos, debido a que fueron más estrictos en la implementación de nuevos puestos de control cerca de la frontera con Guatemala, por lo cuál atraparon y deportaron a mucha más gente.

México detuvo en 2017 a 95 mil migrantes, la gran mayoría de estos provenientes de Guatemala, Honduras y El Salvador. 

“Creo que hubiéramos estado en una posición significativamente peor en McAllen [Tex.] Y en el Valle del Río Grande si no fuera por el trabajo que México estaba haciendo en su frontera sur”, dijo Gil Kerlikowske, quien se desempeñó como comisionado de aduanas y protección fronteriza de los EU durante parte del mandato del presidente Barack Obama.

“México es nuestro aliado. México es nuestro amigo “, agregó.

“Lo último que deberíamos hacer es criticarlos”, recalcó.

Sobre el tema, un portavoz de la Secretaría de Gobernación dijo que no tenía información sobre el programa, autoridades del Instituto Nacional de Migración y la Secretaría de Relaciones Exteriores también se negaron a hacer comentarios.

Por otro lado, Gustavo Mohar, ex funcionario de inteligencia y migración de México, describió el programa biométrico como “parte del paquete bilateral y la política de inmigración de México para evitar que delincuentes o personas malas pasen por México y se dirijan a Estados Unidos”.

“Este intercambio biométrico es una medida preventiva para identificar a las personas de riesgo; no es que dejemos pasar a los pandilleros, a los violadores, a todo lo que dijo el hombre “, agregó Mohar, refiriéndose a Trump. “Es francamente una mentira abierta, lo que está diciendo”.

En este sentido, quienes trabajaron durante el mandato de Barack Obama condenan que el actual gobierno de Estados Unidos no reconozca el trabajo que ha realizado México en materia de seguridad.

Según datos que proporciona The Washington Post en los últimos 13 meses, el programa ha recopilado datos de más de 30 mil migrantes en centros de detención de inmigrantes en Tapachula, en el sur de México, y en Iztapalapa, en la Ciudad de México.

Esta iniciativa se está expandiendo a los centros de detención en Tijuana, Mexicali y Reynosa. 

De 21 mil migrantes que fueron escaneados el año pasado, 5 mil 500 habían sido arrestados anteriormente por cruzar ilegalmente la frontera de Estados Unidos, según las cifras. De ellos, 24 fueron identificados como “traficantes de extranjeros” y ocho eran miembros conocidos de pandillas.

Dejar un Comentario