Compartir

EDITORIAL: La nueva ruta de la seda y el creciente poder político de China en Asia

Durante los meses de septiembre y octubre de 2013, el Presidente de La Republica Popular China, Xi Jinping anunció un proyecto que seguramente va a revolucionar el comercio y la industria de China en el siglo XXI. La Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda surge de la idea de que esa zona ha significado, desde el inicio de la civilización, una fuente de riqueza comercial para la humanidad. Este proyecto incluye rutas comerciales marítimas y terrestres que abarcan a 60 países, 75% de las reservas energéticas del mundo, el 70% de la población y del que se espera genere el 55% del PIB mundial.

La zona que abarca la Ruta de la Seda ha sido una zona comercial desde periodos anteriores a la civilización. Hay importantes hallazgos que demuestran que desde el periodo paleolítico, pasando por el neolítico (Primeras granjas) y la era de bronce habían importantes movimientos migratorios y comerciales (La Ruta de la Estepa). La llegada de la civilización y en específico los años que abarcó la dinastía Han (207 AC – 220 DC) vieron florecer el comercio de la seda. El Imperio Romano conoció la seda en el año 53 AC.

En lugares tan distantes como Corea, se han encontrado restos de cristales y monedas romanas de los tiempos del Emperador Constantino. Pero no solo se comerciaba con seda, sino también con vino, aceite de oliva, jade, plata, acero, algodón, marfil, incienso y especias, entre otros productos. El conocimiento también viajó por la Ruta de la Seda y, gracias a ésta, el Budismo pudo propagarse. El lado negativo de esta conectividad comercial fue la propagación de enfermedades como la peste, que atacó a Europa en los años 534, 750 y 1346.

Pero ahora, el proyecto de expansión comercial de China tiene como fin expandir sus alcances industriales y comerciales por la vía terrestre para acortar los tiempos logísticos de sus exportaciones. Una computadora laptop producida en China tarda dos meses en llegar a Inglaterra por mar. Con esta nueva opción terrestre, la misma computadora tardaría menos de mes y medio en llegar. Se requieren nuevos interpuertos, aumentar la capacidad ferroviaria, mejorar la calidad de las autopistas y crear el marco legal operativo entre los diferentes países involucrados.

Actualmente China cuenta con 121,000 kilómetros de vías férreas y 25,000 kilómetros de trenes de alta velocidad. Estos trenes están diseñados para viajar a velocidades entre los 250 y 350 kilómetros por hora. China aún es el país que mas emisiones de carbono lanza a la atmósfera pero también es el país que mas energía renovable utiliza. El arranque de la Presa de las Tres Gargantas en el año 2012  (Una planta hidroeléctrica ubicada en el río Yangtsé) significó dejar de utilizar energía fósil y empezar a aprovechar recursos que no contaminan el planeta.

La ciudad más grande de China no es ni Beijing ni Shangai. Chongqing es la ciudad más grande y más poblada con alrededor de 35000,000 de habitantes. Esta ciudad es emblemática porque es el punto de partida del proyecto de la nueva Ruta de la Seda. Esta ciudad se encuentra lejos de la costa del pacifico y sobre el río Yangtsé (Que es el río mas largo y grande de Asia). La razón por la que la población ha aumentado tan rápido es debido a varios factores entre los que se encuentran la gente que emplea la Presa de las Tres Gargantas y los habitantes de zonas rurales buscando una mejor vida en la ciudad.

El Cinturón y la Nueva Ruta de la Seda también van a tener una salida marítima desde el puerto de Hong Kong. De ahí la línea se extendería hasta Malasia, La India, Sri Lanka, Birmania, Somalia, Los Emiratos Árabes, Pakistán, Yemen, El Golfo Pérsico, El Canal de Suez, El Mediterráneo y en el Atlántico Norte a Inglaterra y Alemania. El proyecto de la nueva Ruta de la Seda debe completase, si todo sale según lo acordado, para el año 2049. El año es muy emblemático ya que marca el 100 aniversario de la fundación de La Republica Popular China.

La iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda va a colocar a China como líder de toda la región central de Eurasia. Los países que pertenecieron a la URSS ahora verán a China como su socio y se irán alejando de Moscú. Esta no es necesariamente una buena noticia para el gobierno de Vladimir Putin, el cual desde hace varios años está jugando a dominar el centro de Asia. La negociación mas importante de esta nueva Ruta de la Seda será entre China y Rusia. El gobierno ruso debe unirse al proyecto y permitir que las mercancías chinas pasen por su territorio rumbo a Europa.

El ajedrez geopolítico no termina en las relaciones entre los países que pertenecían a la URSS y China, sino también hay que considerar los conflictos regionales. Aún hay muchas cicatrices por sanar en las relaciones de los países involucrados en el Cinturón y Ruta de la Seda. Para los inversionistas esta es una oportunidad muy importante, ya que los rendimientos sobre capital de la nueva infraestructura asiática prometen ser muy rentables. Tanto la vía marítima como la vía terrestre pueden convertirse en el gran proyecto comercial del siglo XXI.

 

Dejar un Comentario