Compartir

EDITORIAL: Por cierto…

Por cierto… El Principio de Peter es una forma de señalar cuando una persona llegó al techo de sus capacidades profesionales. Cuando es óptima para un cargo, pero pésima para el inmediato superior. Vaya, ese parece ser el caso de AMLO. Un maratonista de campañas de alto rendimiento, pero pésimo para consolidar su potencial como presidente. Salió Carlos Slim, a confrontarlo por el aeropuerto del Edomex, hasta este momento era un debate pueril de una elección insípida. La subida del magnate en el ring es un golpe al tabasqueño pues se presuponía en los cafés políticos que Slim apoyaba el proyecto del Peje, ahora el mensaje es que hay divorcio y con ello los efectos colaterales que esto conlleva en la campaña del puntero. Un tema irrelevante que debió quedar como anecdótico puede ser el principio de la debacle del morenazo. Por si esto fuera poco, AMLO sale a confrontar a Slim. Vaya que son ganas de perder o simplemente es el Principio de Peter aplicado en un político que llegó a su techo. PD: Señores amloistas, acepto comentarios no insultos pues ustedes son buenos para echar montón cuando se habla del pejecito. Finalmente, luego de ver mi obituario, soy como el renacido que no necesito recuerdos maternales.

Dejar un Comentario