Compartir
INTERPONE PROFEPA DENUNCIA PENAL POR ABANDONO Y DESECHO DE RESIDUOS PELIGROSOS EN GARCÍA Y APODACA, NUEVO LEÓN

INTERPONE PROFEPA DENUNCIA PENAL POR ABANDONO Y DESECHO DE RESIDUOS PELIGROSOS EN GARCÍA Y APODACA, NUEVO LEÓN

+ Observa un triadero clandestino de residuos peligrosos, los cuales se encontraban en bolsas (aproximadamente 50) en el municipio de García.

 

+ Constata, en un segundo predio, la presencia de aproximadamente 10 tambos cerrados, bolsas con jeringas y frascos de medicamentos, en el municipio de Apodaca.

 

+ De acuerdo con lo establecido en el artículo 420 Quater Fracción I del Código Penal Federal, los responsables podrían obtener pena de uno a cuatro años de prisión y de trescientos a tres mil días de Unidad de Medida y Actualización.

 

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) interpuso denuncia penal, contra quien resulte responsable,  por el  abandono y desecho de residuos peligrosos biológico infecciosos en un sitio ubicado sobre la Carretera Milagro, localidad Nacataz, perteneciente al municipio de García, Nuevo León.

 

Lo anterior luego de que personal de la Delegación Federal de la PROFEPA inspeccionó el área citada, donde observó un triadero clandestino de residuos peligrosos, los cuales  se encontraban en bolsas (aproximadamente  50) con el símbolo de RPBI (residuos peligrosos biológico infecciosos) cuyo contenido era: jeringas con agujas sin tapón; gasas y guantes con sangre; circuitos de hemodiálisis; batas desechables; contenedores de punzocortantes; bolsas de suero fisiológico; y bolsas con presuntamente sangre, mismas que fueron esparcidas por el suelo.

 

Asimismo, la PROFEPA interpuso denuncia penal por el abandono y desecho de residuos peligrosos biológico infecciosos ante la Procuraduría General de la República (PGR), debido a la denuncia misma del propietario del predio ubicado frente a la colonia Praderas de Agua Fría, dentro del Potrero el Toribeño, Apodaca, Nuevo León.

 

Personal del área de Inspección Industrial de la PROFEPA se trasladó al lugar, donde constataron que en dicho predio se encontraron aporximadamente 10 tambos cerrados, bolsas con jeringas y frascos de medicamentos

.

El propietario del referido predio manifestó  que fueron descargados sin su consentimiento, por lo que dio aviso a las autoridades para realizar lo conducente.

 

De acuerdo con lo establecido en el artículo 420 Quater Fracción I del Código Penal Federal, se impondrá pena de uno a cuatro años de prisión y de trescientos a tres mil días de Unidad de Medida y Actualización (UMA).

Dejar un Comentario