Compartir

¿Dolce & Gabbana insultó a la cultura mexicana?

El primer desfile de la marca italiana en México estuvo lleno de glamur, pero también de elementos mal interpretados que sólo refuerzan los estereotipos.

Ciudad de México

Sombreros de charro, trajes de mariachi y hasta estampados con la imagen de la Virgen de Guadalupe podrían pasar como elementos típicos de la ropa mexicana hecha por manos de artesanos, pero son considerados Alta Moda cuando se encuentran en ropa de diseñador, más aún cuando la marca que lo respalda es la italiana Dolce & Gabbana.

El pasado 18 de abril, la casa de modas liderada por Domenico Dolce y Stefano Gabbana presentó su primera colección en tierras mexicanas. Fieles a su estilo, los vestidos fueron rebuscados en adornos y brillos, dándoles el sello glamuroso que los caracteriza.

Sin embargo, más que propuestas de diseño, lo que los italianos hicieron fue una apropiación de la cultura mexicana para sacarla de contexto y perpetuar los estereotipos que se tienen en el extranjero: todos usamos sombreros de mariachi, somos fervientes creyentes de la Virgen de Guadalupe y si no es folklórico, no es mexicano.

Por si fuera poco, más que utilizar a nuestro país y a Frida Kahlo como fuente de inspiración, lo que los italianos hicieron fue hacer un guiño fácil a los consumidores locales dispuestos a pagar decenas de miles de pesos por una playera tricolor con la leyenda Made in Italy y la etiqueta de D&G y dejar de lado la verdadera propuesta de diseño que ha caracterizado a Domenico y Stefano.

Por ejemplo, un traje de dos piezas en color negro que no es más que una burda referencia al traje de mariachi que está coronado —casi a manera de burla— con un sombrero exagerado en proporciones.

O qué decir del atuendo formado por una falda y un blusón tricolor, cuyo escudo era un corazón similar a los que se pueden encontrar en San Miguel de Allende.

Está también una túnica roja con la Virgen de Guadalupe adornada con brillantes y flores de tela. ¿Habrán estado conscientes los diseñadores de la importancia que tiene la imagen para la sociedad mexicana y, pese a eso, decidieron plasmarla en una prenda que probablemente supera los 50 mil pesos?

Si bien el desfile marca un parteaguas en la Ciudad de México como referente de la moda, la colección de Dolce & Gabbana no es más que una mala interpretación de la cultura mexicana: la pérdida del significado de símbolos tan importantes para el grueso de la población que no necesariamente sabe quiénes son Domenico Dolce y Stefano Gabbana, pero sobre todo, una extraordinaria estrategia de mercadotecnia para promocionar sus nuevas boutiques en la Ciudad de México.

FUENTE: vanguardia.com.mx

Dejar un Comentario