Compartir

Los pros y contras de que Pemex importe petróleo

Durante 2018, Petróleos Mexicanos (Pemex) ha puesto varias veces sobre la mesa su intención de importar petróleo crudo del extranjero, una medida histórica para la empresa petrolera. ¿El objetivo? procesar combustibles más fácilmente en sus refinerías.

La producción de Pemex pasa por uno de sus peores momentos. Ha caído desde su pico histórico de 3.4 millones de barriles de crudo diarios en 2004 a 1.9 millones en 2018. Sus seis refinerías producen por debajo de 50% de su capacidad. Con el declive del megayacimiento de Cantarell, la compañía que dirige Carlos Treviño sigue luchando por mantener la producción en ese nivel durante este y el próximo año, lejos de la promesa de 3 millones que prometió el gobierno priista con la Reforma Energética.

 

La intención de la compañía como importador comenzó el 28 de octubre de 2015, cuando la filial Pemex Comercio Internacional (PMI) recibió una licencia del Departamento de Comercio de Estados Unidos para realizar un intercambio de importación de crudo ligero a cambio de crudos mexicanos pesados.

Un año después, la Secretaría de Energía (Sener) detalló en su prospectiva de petróleo crudo y petrolíferos 2016-2030 que México contemplaba importar 50,000 barriles diarios de crudo desde Estados Unidos a partir de 2018.

Los especialistas del sector está divididos. Unos argumentan que es buena idea, y otros incluso promueven la producción nacional como un asunto de seguridad energética. Te compartimos los detalles a continuación.

 

Lo bueno

Como las refinerías de Estados Unidos están configuradas hacia el crudo pesado, y las mexicanas hacia el ligero, Pemex podría obtener mejores términos para la transacción, dice Pablo Zárate, director de información la firma de análisis Pulso Energético de la Asociación Mexicana de la Industria de Hidrocarburos (Amexhi).

Los hidrocarburos que se intercambiarían, según el acuerdo con EU, serían el crudo West Texas Intermediate (Grados API) y una mezcla conocida como Mars (Grados API 28-30). Dicha mezcla de crudos más ligera se destinaría para las refinerías de Tula y Salamanca en el período 2018-2020.

Murrieta Cummings explicó previamente a Forbes México que la intención de traer crudo extranjero dependerá del precio. Si el crudo mexicano ofrece un mejor costo, la empresa energética no traerá hidrocarburo extranjero.

Zárate recuerda que Pemex ha dicho que el crudo puede venir de Estados Unidos, pero también de Colombia y África occidental. Para él sería aventurado decir que la empresa mexicana pagaría más ante la diferencia de precios entre la mezcla mexicana y la estadounidense, aunque tendría sentido, pero primero habría que conocer cuál es el crudo a intercambiar concretamente, pues de lo contrario, cada parte vendería su crudo y compraría el commodity que necesita.

Para Lourdes Melgar, investigadora del prestigiado Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), estas estrategias son normales en cualquier empresa petrolera, pero el problema es que en México se ve como una pérdida de sobernía cuando se trata de un intercambio y se percibe como una dependencia.

“Nosotros deberíamos importar crudo ligero para mezclar nuestro crudo pesado con ligero y tener una mezcla mucho más fácil de procesar”, agregó la ex subsecretaria de hidrocarburos.

 

Lo malo

El mayor problema que enfrenta Pemex son las ineficiencias en su Sistema Nacional de Refinería (SNR), que contempla seis refinerías: Cadereyta, Minatitlán, Salamanca, Tula, Salina Cruz y Ciudad Madero. La compañía mexicana opera con 48% de su capacitad total de 1.54 millones de barriles por día. Su meta es procesar 850,000 barriles el resto del año.

Héctor Rocha, socio de EY y líder para energía para América Latina Norte, puntualiza los obstáculos: falta de mantenimiento a través de inversión, configuraciones incorrectas y personal innecesario con la abultada carga sindical.

“Se estima que una refinería en México opera con 10 veces más persona que una en Estados Unidos”, ejemplifica.

El otro problema es el pasivo laboral, es decir, su deuda por pensiones y otras prestaciones a los trabajadores. Durante 2017, la compañía que dirige Carlos Treviño reportó en el cuarto trimestre que su reserva de beneficios a los empleados creció 3.1% anual a 66,300 mdd.

Pemex está en el top 3 de las empresas petroleras mas endeudadas del mundo, recuerdael analista senior de investigación corporativa de la firma energética Wood Mackenzie, Ruaraidh Montgomery, con pasivos superiores a 102,000 mdd.

“Todo el mundo lo sabe. Hay refinerías donde la gente está jugando futbol o béisbol porque no hay un trabajo que hacer pero están adscritos a las refinerías. Hay que tomar el toro por lo cuernos, hay que hacer una negociación con el sindicato”, dijo Melgar.

Por otro lado, lo que pudiera pasar con la importación, es que al producir un barril de petróleo, el costo de sacar la gasolina, diésel, turbosina será más alto que haberla comprado refinada, según Rocha.

“¿Realmente vamos a poder refinar el petróleo que vamos a traer del extranjero eficientemente y cost competitive  o aceptamos que no tenemos los fierros para hacerlo y lo compramos más barato del extranjero?”, agrega el experto.

 

Lo feo

La producción nacional de petróleo  ha registrado una tendencia a la baja. Con el declive del megayacimiento Cantarell, Pemex lucha por mantener una producción promedio de 1.9 millones de barriles de crudo por día. Incluso ha recortado su meta de producción para 2019 por debajo de los 2 millones.

La independencia y seguridad energética de nuestro país se fortalecerá si su producción de gas natural y petróleo aumenta, según la American Chamber of Commerce México.

“El hecho de que tengas como país la posibilidad de incrementar tu producción de petróleo y gas te va a brindar una mayor certidumbre en tu política, seguridad energética e independencia frente a otros países”, comentó el vicepresidente del comité de energía de la cámara, Benjamín Torres Barrón.

Zárate matiza este punto con el caso de Estados Unidos, que exporta shale e importa crudo. “No tienes que ser autosuficiente. Ese es el punto clave. Puede tener comercio y beneficiarte de diferentes calidades de petróleo, sin que todo lo que comercies sea un excedente”.

Para que Pemex se recupere, recomienda Melgar, la empresa debe concentrarse en la exploración y extracción de hidrocarburos, con un énfasis en gas natural porque hacia allá se mueve el consumo.

FUENTE: forbes.com.mx

Dejar un Comentario