Compartir

¿Sufres de hipohidrosis?

La hipohidrosis es una condición que hace que una persona sude menos de lo normal. Como sabemos, la sudoración ayuda al cuerpo a enfriarse, y no sudar lo suficiente puede provocar enfermedades relacionadas con el calor, como el agotamiento por calor.

Se trata de una forma menos severa de anhidrosis (deficiencia o ausencia de transpiración), en la que no se transpira en absoluto o se hace en menor cantidad de lo necesario. También es posible que una persona sude excesivamente, lo que se conoce como hiperhidrosis.

Al ser menos capaz de sudar, el cuerpo es menos efectivo para refrescarse, lo que causa a su vez piel reseca, intolerancia al calor y una sensación general de malestar.


Síntomas


-Piel muy seca
-Enrojecimiento de la piel
-Incapacidad para tolerar el calor
-Incapacidad para tolerar el esfuerzo físico
-Sentirse excesivamente acalorado
-Dificultad para respirar
-Sentirse aturdido
-Tener calambres musculares o debilidad

Causas

La hipohidrosis ocurre debido a que las glándulas sudoríparas funcionan mal. Normalmente, a medida que aumenta la temperatura corporal, el sistema nervioso autónomo estimula las glándulas sudoríparas, que luego liberan humedad sobre la superficie de la piel. La evaporación del sudor enfría la piel.

Una afección localizada de la piel o una lesión pueden dañar las glándulas sudoríparas y reducir la sudoración. La hipohidrosis también puede ser uno de los síntomas de una condición inmune o neurológica.

Algunas personas pueden tener hipohidrosis idiopática, que es una hipohidrosis que ocurre sin una causa conocida.

Las más comunes son, por tanto: afecciones y lesiones de la piel, deshidración, ciertos medicamentos (antipsicóticos, drogas anticolinérgicas o bloqueadores de los canales de calcio) o algún trastorno subyacente que afecta al sistema nervioso central (como la Atrofia multisistémica, la esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson o la demencia con cuerpos de Lewy).

Los trastornos que afectan al sistema nervioso periférico también pueden causar hipohidrosis, como la deficiencia de vitamina B, la gota, el Síndrome de Ross o el Síndrome de Harlequin (implica sudar más en un lado del cuerpo que el otro).

También se puede heredar un gen defectuoso que causa que las glándulas sudoríparas funcionen mal o que ni tan siquiera lo hagan. Las personas afectadas por una condición genética rara llamada displasia ectodérmica hipohidrótica nacen sin glándulas sudoríparas o con muy pocas glándulas sudoríparas funcionales, por ejemplo.

Riesgos asociados


Uno de los mayores riesgos de hipohidrosis es el desarrollo de un 
golpe de calor, una condición médica grave y potencialmente fatal. Entre los síntomas se encuentran: sed intensa, dolor de cabeza, mareos y confusión, respiración rápida o pulso rápido, fiebre, náuseas y pérdida de apetito o calambres en los brazos, piernas y estómago

 

Tratamiento

 

Tomar duchas de agua fría en los climás más cálidos puede ayudar a controlar la hipohidrosis.

El tratamiento de la hipohidrosis dependerá de su causa subyacente. Si la causa se debe a otra afección médica, la hipohidrosis puede mejorar una vez que comience el tratamiento para esa afección.


Evitar los medicamentos que pueden agravar la hipohidrosis, que pueden incluir anticolinérgicos y opiáceos.

Limitar las actividades que aumentan la temperatura corporal central.

Realizar ejercicios bajo supervisión y en un ambiente fresco y bien ventilado.

Consejos para mantener la temperatura corporal


-Duchas frías

-Usar un humidificador de niebla fría en interiores

-Usar ropa suelta

-Usar ropa húmeda cuando hace calor

-Aplicar palos húmedos en la piel

-Evitar el esfuerzo excesivo

 

FUENTE: muyinteresante.es

Dejar un Comentario