Compartir

Precios del petróleo bajan, Rusia puede acrecentar la producción

Los precios del petróleo subieron el viernes, pero se encaminaban a anotar una segunda semana de bajas consecutiva después de la reapertura de puertos y terminales en Libia, por la percepción de que Irán todavía podría exportar algo de petróleo pese a sanciones de Estados Unidos, y por el reciente anuncio de Rusia y otros grandes exportadores de la posibilidad de aumentar su producción.

El crudo de Brent ganaba 15 centavos a media sesión, o 0.19 por ciento, a 74.59 dólares por barril, después de llegar a caer un 1.3 por ciento más temprano. El referencial mundial del petróleo se encaminaba a anotar una caída semanalcercana al 4 por ciento.

El petróleo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos ganaba 30 centavos, a 70.66 dólares por barril, y también se encaminaba a un declive semanal de cerca de 4 por ciento.

El crudo se acercó a los 80 dólares por barril a fines de junio y principios de julio debido a interrupciones en el suministro de Libia, Venezuela y Canadá, además de las sanciones económicas restablecidas a Irán.

Sin embargo, los precios se debilitaron este jueves tras la más reciente intervención del ministro de Energía ruso, Alexander Novak, quien dijo que Rusia y otros grandes exportadores de crudo podrían aumentar aún más la producción petrolear si continúa el déficit ante la demanda global.

Novak afirmó que Rusia podría superar un incremento de 200 mil bpd, inicialmente pactado con miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para reducir el costo del barril referencial.

Si necesitamos más de 1 millón de bpd (pactados con la OPEP), no descarto que podamos tratar el tema y tomar una decisión rápidamente”, dijo Novak a medios.

Además, los precios también se debilitaron después de que Libia, un miembro de la OPEP, anunciara la reapertura de cuatro de sus puertos el miércoles.

El mercado también obtuvo ánimos optimistas después de que el secretario de Estado de EU, Michael Pompeo, consideró otorgar exenciones a algunos compradores de crudo de Irán, nación de la OPEP sujeta de nuevo a sanciones tras la salida de EU del pacto nuclear.

Si Irán es bloqueada del mercado, creemos que los precios del petróleo se elevarían hacia los 90 dólares por barril, lo que provocaría una inflación significativa a los combustibles, pesaría en la confianza del consumidor y de las empresas y finalmente afectaría a la economía”, comentó el analista Carsten Menke, de Julius Baer.

Con información de Reuters

 

Dejar un Comentario