Compartir
EDITORIAL: Algo que vale la pena contar

EDITORIAL: Algo que vale la pena contar

“Nano” como tal, es el prefijo de “nanómetro” símbolo de un sistema internacional de unidades que indica un factor equivalente a un mil-millonésimo de un metro. Originalmente átomo quería decir indivisible, precisamente de ahí su nombre: á (no) – tomo (divisible). Pero una vez desarrollada la física nuclear se llegó a comprobar la inexactitud de la teoría, ya que dentro del átomo se encuentran entre otras cosas, quarks (en seis tipos diferentes), leptones (electrones, muones, tauones), neutrinos y fotones.

Sabemos que todo lo que existe, toda materia, se encuentra conformada de átomos. Al unirse átomos unos con otros forman moléculas, y la relación de estás a su vez genera materia. La clave está en el universo de combinaciones entre los átomos y moléculas que forman las cosas.

La nanotecnología puede hacer posible disponer de nano-robots (robots del tamaño de un átomo), que al combinar determinados patrones pueden crear materia siguiendo patrones previamente establecidos. Imagine diminutos robots que puedan tomar cualquier material de desperdicio y dividirlo en átomos, mismos que una vez desmontados, sean utilizados como materia prima para construir nuevos productos. Para ilustrarlo podríamos pensar en algo similar a las construcciones que realizan nuestros hijos con los bloques de Lego. La cantidad de posibilidades son ilimitadas. Alcanzaríamos el cenit del reciclaje y la disminución total de la contaminación. En medicina los nano-robots se encargarían de reconstruir átomo por átomo partes dañadas del cuerpo, inclusive podrían anticiparse al deterioro de las uniones atómicas y moleculares que producen la vejez. Los nano-robots se convertirían en la vacuna y el sistema inmunológico artificial que significaría el fin de cualquier enfermedad. Tendríamos fuentes de energía ilimitada, suministros inagotables de alimentos, agua, construcciones, viviendas, vehículos y máquinas de primer mundo para todos.

No estamos hablando de ciencia ficción, la realidad nanotecnológica existe, está ahí, hemos encontrado por fin la tan añorada piedra filosofal que convierte la materia en oro.

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.

Dejar un Comentario