Compartir

Emiliano Zapata: las mejores frases para recordar al Caudillo del Sur

Este 8 de agosto se cumple un aniversario más del natalicio de Emiliano Zapata Salazar, uno de esos nombres imborrables de la historia nacional. El llamado Caudillo del Sur es un ícono de la justicia social, no solo en México sino en todo el mundo.

Los libros de texto exhiben a Zapata como el líder del Ejército Libertador del Sur, quien perseguía la justicia para los campesinos y los sectores marginados. A pesar de que estos relatos ayudan a engrandecer su figura, una forma más fiel de conocer su verdadera forma de pensar es a través de las frases que inmortalizó durante la lucha.

Algunas de ellas son ampliamente conocidas por la población y la cultura popular, pero existen otras que permanecen ocultas, esperando a ser descubiertas y despertar el espíritu revolucionario de la población.

A continuación, Sexenio presenta una recopilación de frases de Emiliano Zapata, quien nació un día como hoy en Anenecuilco, Morelos, en el año 1879.

“Libertad justicia y ley”

Zapata creía que en un país donde las leyes garantizaran la libertad de todos los hombres por igual, una nación donde predominara la justicia sin importar la clase social a la que se perteneciera.

“Mejor morir de pie que vivir toda una vida arrodillado”

El Caudillo del Sur decidió encabezar la lucha revolucionaria desde la zona sur del país, consciente de que esta empresa podría llevarlo a la muerte.

“La tierra es para quien la trabaja”

Emiliano Zapata pugnó por una repartición más equitativa de la tierra, una visión que contrastaba con el esquema de latifundios durante los años de la dictadura porfirista.

“Si no hay justicia para el pueblo que no haya paz para el gobierno”

Su espíritu revolucionario expresado en una sola frase, ya que estaba a favor del levantamiento en armas contra el régimen que había oprimido a las clases bajas durante varias décadas.

“Quiero morir siendo esclavo de los principios, no de los hombres”

Zapata perdió la vida siendo fiel a sus ideales más grandes, convirtiéndose en un ejemplo de convicción y compromiso social. Hasta la fecha, su legado en México guarda una estrecha relación con el concepto de justicia social.

“Perdono al que roba y al que mata, pero al que traiciona, nunca”

El revolucionario era un firme defensor de la lealtad, sin embargo, el periodo revolucionario estuvo lleno de traiciones, como aquella que condujo a su propia muerte.

FUENTE: sexenio.com.mx

Dejar un Comentario