Compartir
EDITORIAL: Amagos del Bronco en contra de AMLO

EDITORIAL: Amagos del Bronco en contra de AMLO

Jaime Rodríguez, El Bronco, ha amenazado con salirse del Pacto Fiscal si Nuevo León no recibe más recursos federales. Obviamente, su amenaza va dirigida en contra de AMLO y apunta a renegar del Convenio de Adhesión al Sistema Nacional de Coordinación Fiscal que está vigente desde los años 80.

Antes de ver si a Nuevo León le conviene o no salirse del Pacto Fiscal, sepamos de qué estamos hablando. El tema no es para nada simple. En principio de cuentas, el Pacto Fiscal sirve para evitar la doble tributación. Cada Estado cede sus facultades impositivas a la Federación y ésta le regresa parte de lo recaudado en forma de participaciones (Ramo 28 del Presupuesto de Egresos de la Federacion) y aportaciones (Ramo 33). Así, en teoría, todos quedan contentos.

Digo que en teoría, porque tal parece que el Bronco no está satisfecho con el actual orden de cosas. Dice que Nuevo León aporta 10 % del Producto Interno Bruto pero no se lo regresan en esa proporción. O sea, para decirlo llanamente, el Gobernador está midiendo la posibilidad de rascarse con sus propias uñas y recaudar únicamente el Impuesto sobre Nómina (el ISR, el IEPS, el IVA son recaudados sólo por el gobierno federal), lo cual sería meterse en camisa de once varas. Como se sabe, la Federación se encarga de administrar la mayor parte de lo recaudado y los Estados reciben por ese favor, recursos condicionados y no condicionados, mismos que por cierto han crecido en promedio, en los últimos dos años.

Para recaudar directamente los impuestos de los nuevoleoneses, el gobierno de Nuevo León tendría que destinar dinero que no tiene, una administración mucho más grande que la actual y aguantar la sospecha de que quiere independizarse de la Federación, al menos en el tema fiscal, que podría ser el comienzo incierto de un proceso de separación regional (o secesión, como se dice técnicamente).

Por supuesto, el Pacto Fiscal requiere de una buena actualización. En ciertos rubros es anacrónico y en algunos aspectos está rebasado. Sin duda, hay que premiar a los Estados donde se recaude bien, con más participaciones y aportaciones. Pero eso no significa que a Nuevo León (o a cualquier otra entidad federativa), le iría mejor separándose del centro. Más bien, se debería legislar para conseguir tratos más justos y que la Auditoría Superior de la Federación revise mejor las cuentas que arrojan los gobernadores estatales de las participaciones que les dan anualmente. O si alguno quiere fundar su propio país por separado, que lo diga abiertamente, y veremos de a cómo nos toca.

Dejar un Comentario