Compartir

Altercado en centro de migrantes, en Texas

Unos 40 hombres recluidos en un centro de detención de Texas para familias participaron en un “disturbio”, indicaron autoridades migratorias federales.

El incidente ocurrió el miércoles en el Centro de Residencia de Familias del Condado Karnes, señaló el Departamento de Justicia. La agencia no dijo qué fue lo que provocó el alboroto.

 

Como consecuencia, 16 hombres fueron sacados de las instalaciones durante la noche, dijeron funcionarios. Se espera que vuelvan el jueves en la noche.

Nadie resultó herido, informaron las autoridades. Los niños se encontraban en la escuela en ese momento y no participaron.

Algunos hombres en Karnes fueron reunidos con sus hijos por órdenes de un juez federal en San Diego tras ser separados en la frontera con México.

El Departamento de Justicia le notificó el jueves al juez sobre el disturbio.

 

PADRES MIGRANTES REALIZAN HUELGA DE HAMBRE PARA SER LIBERADOS EN TEXAS

Un grupo de padres migrantes realizan huelga de hambre en un centro de detención en Texas para ser liberados junto con sus familias.

Los padres se encuentran en el centro de Karnes, en San Antonio, Texas, Estados Unidos.

El Centro para la Educación y Servicios Legales de Refugiados e Inmigrantes reveló que pose grabaciones telefónicas y cartas

que disponen de cartas y grabaciones de llamadas telefónicas que confirman que los progenitores efectuaron el jueves una huelga de hambre.

Según Jorge Estévez, portavoz de esta organización, unos 80 padres con sus hijos se ubicaron en el campo de fútbol dentro del recinto y se rehusaron a recibir alimentos.

“Los menores, que reciben clases de educación, tampoco asistieron ni desayunaron”, dijo Estévez, quien agregó que los agentes del centro de detención se acercaron para pedir a los detenidos a que no continúen la huelga de hambre.

La oficina en Texas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) rechazó que se hubiera realizado una huelga de hambre y que se trató más bien de una reunión de “al menos 50 personas en uno de los espacios del centro de detención que buscaban respuestas a sus dudas sobre el proceso que se le sigue”.

“El Servicio de Inmigración y Aduanas no es en realidad una agencia que promueva la transparencia”, opinó Estevez en declaraciones a Efe.

El portavoz concuerda que efectivamente los agentes se acercaron a los detenidos para ver qué estaba pasando y quizás lo hicieron “para ponerles un alto”.

En una de las cartas difundidas por Raices, un padre de familia detenido en Karnes y que ha sido recientemente reunificado con sus hijos, solicita a un juez de inmigración que los ayude “a ser liberados”.

De acuerdo con Estévez, hay un malestar generalizado y acrecentado con la detención de los inmigrantes que fueron separados de sus hijos y vueltos a juntar después de varios meses.

“La situación es delicada para los más de 450 padres detenidos, muchos de ellos con hijos. Lo único que podemos hacer es charlar con ellos y tener cautela porque no sabemos si existe algún tipo de represalia en su contra”, señaló.

 

Con información de AP y EFE.

Dejar un Comentario